miércoles, 19 de noviembre de 2008

COLTÁN. EL ORO AZÚL


>
">

2 comentarios:

Only dijo...

Qué interesante entrada has puesto ,
y qué románticamente vivimos de espaldas a tantas cosas que ocurren.

Lo peor es ver la imagen de ese triste ritmo de los niños golpeando la tierra, e imaginar lo que cuentan de los caminantes de la noche. Da escalofríos imaginarlo.

Triste cara oculta ; muy buena entrada, muy buena.

Luis López-Cortés dijo...

Ciertamente esta sociedad tan evolucionada en todo tiene estas cosas horrorosas. Lo triste es que hablamos de la infancia desfavorecida. Ellos son siempre los grandes paganos. Mientras stas cosas esistan es impensable que pueda crer en los politicos. Conmovedor que cerremos los ojos ¿Hasta cuando?