miércoles, 5 de noviembre de 2008

Magdalena Álvarez - al descubierto

7 comentarios:

Mª Gemma dijo...

Cuando uno no sabe de lo que habla... o se le deja a otro que sabe o mejor estar callada...

Esto que ya vi... me pareció ridículo y vergonzoso en una ministra... mentir sobre una mentira… es muy difícil… se puso en evidencia…
No saber quien dijo algo… si fue ella u otro el que lo hizo… esto me sonroja y me hace sentir vergüenza ajena…

Creo en la paridad real... no en la ficticia...

Un abrazo

Marino Baler dijo...

Este vídeo levanta la moral. Si esta señora es ministra, cualquiera puede serlo. Lo que clama al cielo es la forma de hablar ¿Tan difícil es pronunciar la "D" en los participios? TratAO, planteAO, quedAO. Algo muy habitual, que se oye muy a menudo.

Un saludo.

angela dijo...

Cuando la oí, pensé en lo superado que tiene el sentido del ridículo.¡Por favor! Lo han pasado muchas veces por intereconomía y no podía creerme la falta de dicción de esta mujer...Sin lugar a dudas tenemos los políticos que no nos merecemos pero.... Un saludo.Angela

carlos dijo...

Vergonsoso, con gente asi dirigiendo nuestro pais no me extraña nada que estemos en esta situación.

C.C.Buxter dijo...

¡Qué malo! Pobre Maleni, buscando en sus apuntes la respuesta correcta...

el piano huérfano dijo...

mira si me despisito de te descubro
que bien llegar aqui
una maravilla
voy a visitar al otro blog y al blog que sigues ya que estoy
un abrazo

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Es impresentable, por favor...cuando menos, tener ordenado el papeleo. Pero ojo: hay quienes culpan a la paridad de género, lo cual me parece injusto y hasta sexista.

Y también me parece de doble moralina criticar la forma de hablar de una Ministra: ciertamente que una autoridad de Estado no puede "comerse" las letras, pero quien esté libre de pecado...

Saludos afectuosos, de corazón.