sábado, 29 de noviembre de 2008

Saben aquell que diu...



El ex ministro de Defensa José Bono
aseguró ayer que la Presidencia del
Congreso de los Diputados, cargo
que ocupa actualmente, es «un punto
de término» en su carrera política,
dando a entender que pondrá
fin a la misma una vez que abandone
esta responsabilidad, el más
alto cargo del Estado tras el de presidente
del Gobierno y el del Rey.
Además, Bono dijo sentirse «apoyado
y querido» por el PSOE pese
a la polémica surgida en torno a la
placa de la Madre Maravillas, cuando
una cámara le ‘cazó’ llamando a
los parlamentarios socialistas «hijos
de puta» por no apoyar el homenaje.

Durante su participación en los
Desayunos Informativos de Europa
Press, Bono recordó que el próximo
mes de diciembre cumplirá 58
años, lo que le lleva a afirmar «con
más fuerza que en otras ocasiones»
que, «como en los antiguos juzgados,
que los había de término y de
ascenso», para él, la Presidencia del
Congreso es «un punto de término».
En este sentido, recordó que cuando
abandonó el Ministerio de Defensa
creyó que abandonaba «la primera
línea política para siempre», pero
cambió de decisión cuando el jefe
del Ejecutivo, José Luis Rodríguez
Zapatero, le ofreció ser el candidato
del PSOE para la Presidencia del Congreso.

5 comentarios:

Marino Baler dijo...

Bono representa a la perfección la manipulación política, el trepismo, el oportunismo, o sea, todo lo contrario a lo que tiene que ser un político. Bono, este hijo de falangista, tuvo la poca (prefiero no decirlo) de ordenar retirar una bandera republicana en el congreso durante un homenaje a expresos y represaliados del franquismo y hace poco se atreve a proponer una placa a una monja en un lugar que nada tiene que ver con ella ¿Tiene placa D. Manuel Azaña, o Dolores Ibarruri (por citar ejemplos)? Pero al fin y al cabo está en el PSOE y esas son sus siglas de identidad: el oportunismo y el ansia de poder, así que tampoco es de extrañar. Me pregunto que no hubieran dicho si esto mismo lo hubiera hecho alguien del PP (otros que tal bailan).

Un saludo.

Parsimonia dijo...

Apoyo lo dicho por Marino y añado un comentario jocoso del humorista Wyoming, que dice que la monja tenía toda la cara de Zaplana ¿a que sí?
Bono es un hombre que pretende estar con todos y eso es muy difícil. Una de las cosas que uno debe aceptar en su vida es que no se puede gustar a todos. Con su actitud, finalmente demuestra que no va a gustar a ninguno.

Mª Gemma dijo...

Con el permiso de Marino Baler, participo de su comentario.

Bono es un trepa, oportunista...
Y como bien dices en el titulo de tu artículo:
Saben aquell que diu... pero que pinocho...

Un abrazo

Only dijo...

jejej, genial, genial

egg que no le entendemos, hombre, al pobre Bono..

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Voy a contarte una anécdota de la política chilena. Hace poco más de diez años, cuando Pinochet asumió su cargo de Senador Vitalicio, también alguien de la Derecha dura tomó posesión de la Presidencia del Senado (segundo cargo más importante en la línea constitucional)...se llama Sergio Romero.

Cuando gente de izquierda (Diputados y Senadores) irrumpieron en el Senado para protestar por la asunción de Pinochet, Romero dijo para sí "no me van a doblar la mano estos hijos de puta..."; la cosa es que no tapó bien el micrófono y se escuchó clarito. ¿Señal de contricción? Diez años y medio después, Romero sigue tan campante en su silla del Senado.

Tienes razones para dudar de que José Bono quiera terminar su carrera política en ese cénit en el que está...pruebas al canto y a darle el beneficio de la duda. Saludos afectuosos, de corazón.