martes, 18 de mayo de 2010

"SE REGALAN GATITOS"


Paseando por Zamora me encontré con varios anuncios, colocados estratégicamente, en las vitrinas de algunos establecimientos anunciando “Se regalan gatitos”. Recordé, que en otro de mis paseos, hace meses, me sorprendió un anuncio similar en el que se regalaban perros. En el contenido del cartel se hacía la siguiente observación, “En el supuesto que no se hayan encontrado, antes del 10 de marzo, interesados en la adopción, los cachorros serán sacrificados”. Estuve dando vueltas al asunto durante un tiempo. Me parecía una especie de amenaza a los transeúntes, que al igual que yo, amábamos a los animales, advertirnos de tan terrible final para los perritos.

La cosa iba de animales y cuando pasaba por al lado de una céntrica tienda de calzado, una dependienta sacó a la calle un pajarito que tenía roto un ala y no podía volar. Al dejarlo allí tirado, en la acera, una mujer insinuó a la chica que si lo dejaba allí abandonado, moriría. Entendí a la chica cuando contestó que estaba trabajando y no podía detenerse en cuidados hacía el ave herido.

Casi siempre los animales nos hacen recapacitar sobre algunos aspectos vitales. ¿Quién es más animal, el hombre o el gatito que se regala? En esa pregunta estaba inmiscuido cuando de repente un hombre, sucio y probablemente gitano, estuvo a punto de atropellarme con su bicicleta. Se dirigía raudo y veloz a una cabina pública de teléfono. Una vez allí, la golpeó con ambos puños y enérgicas patadas, comprobando que no caía moneda alguna. Me fui de allí con la sensación de que había resuelto, de manera contundente, el enigma de quién era el más animal de todos. Aunque, para serles sinceros, nunca había tenido la menor duda.

2 comentarios:

Marino Baler dijo...

No me cabe en la cabeza como la gente puede maltratar, abandonar o sacrificar animales.
Ciertamente, llamar a algunos erengúmenos animales es faltarle el respeto a estos. Educación es lo que hace falta, pero siempre va en consonancia con el cerebro de algunos.

Un saludo.

RITMO RANCIO dijo...

Bella historia animal, tan al uso, por desgracia.

Sin duda -la duda ofende- todavía los pitecantrophus están presentes como podemos comprobar a diario.

¿Será así la evolución?

Un abrazo