miércoles, 12 de mayo de 2010

SNOOPY


Sólo hay que leer el periódico, ver la televisión o escuchar la radio para darnos cuenta que nuestro mundo no funciona todo lo bien que debiera. Los seres humanos cada vez hacemos cosas más raras. Ayer, sin ir más lejos, el Diario Montañés publicaba una noticia surrealista a más no poder. Un hombre vestido del popular perro animado “Snoopy” intentó entrar en la prisión Wight´s Albany de Newport para liberar a un preso. El adorable personaje de Peanuts* iba acompañado de un cómplice. Ambos fallaron en el intento de derribar una de las puertas de la cárcel y fue entonces cuando se afanaron en atacar con piedras los coches de los trabajadores de la prisión. Al intentar detenerlos se dieron cuenta que el hombre disfrazado de Snoopy portaba un arma. Pero ahí no acaba todo, ahora viene lo mejor. Una vez detenidos se comprobó que el arma era una inofensiva pistola de agua. Al explicar que querían liberar a un familiar, una vez comprobados los datos del preso, los funcionarios de prisiones informaron a los dos detenidos que el preso que intentaban liberar había sido trasladado días antes al complejo carcelario “Camp Hill”. Por lo tanto no se encontraba allí.
Los dos hombres, de 43 y 21 años, fueron detenidos bajo la Ley de Salud Mental.

2 comentarios:

Palmira Oliván dijo...

Realmente es algo tremendamente surrealista. Rizando el rizo me pregunto: ¿Qué extraña relación tendrá ese perro con provocar una fuga? ¿Acaso eligió el disfraz por la bondad del personaje? ¿Se declaró culpable a la policía tras el arresto con un "Sí, señor agente, se lo juro por Snoopy"?

Al menos, al cómplice no se le ocurrió ir de Woodstock, el pajarillo amarillo que acompaña a Snoopy. Lástima. Con el juego que hubiese dado el "pío pío que yo no he sido"...
Un beso.

julia dijo...

LUIS, CREO QUE AHORA LA VIDA ES COMO UNA CANCIÓN MUY ANTIGUA UE ME GUSTABA MUCHO, QUE DECIA ALGO ASI COMO,Y LE QUITARON SU CASA PEQUEÑA Y BARATA,LE EXPROPIARON SU PERRO SIN FUERZAS NI PELLEJO Y EL LOCO DE LA VIA REIA TODAVIA. A VECES CREO QUE LA SONRISA EN LO ÚNICO QUE PUEDE SALVARNOS DE LA LOCURA COLECTIVA. BESOS.