domingo, 22 de agosto de 2010

LA GIRONDE (el desplazamiento)


Antes de iniciar el viaje había leído en Internet alguna cosilla sobre la zona a visitar. Por un lado, quería rememorar mi primer viaje a Francia que databa de treinta y tres años atrás (casi nada); y por otro, perderme por la ruta de los vinos de Burdeos. En la red di con una bitácora de unos chicos malagueños que habían recorrido La Gironde (provincia de Burdeos) en el dos mil cuatro. Aluciné cuando describían la mala cocina francesa. Hablaban también de los atascos en las carreteras y su conclusión sobre ello: cuando los franceses salían los domingos y festivos iban a parar a las carreteras de entrada a Burdeos. Al tratase de andaluces, muchas veces exagerados, no di mucha importancia a la noticia. Sin embargo, pocos kilómetros antes de cruzar la frontera con Francia y después a lo largo de los más de doscientos kilómetros que la separan de Burdeos, todo fueron “bouchons” (tapones, atascos). Recordé entonces a los amigos malagueños, algo que prácticamente se repitió durante los ocho días de mi estancia en La Gironde y en Aquitania. Con certeza, los atascos se habían inventado allí, como explicaban en su información. En lo referente a las comidas, conociendo como conozco casi todas las regiones francesas, he de decir que están muy equivocados, Francia es el país dónde mejor se come. Antiguamente, con la devaluación de la peseta en relación al franco, pasabas más hambre que un piojo en un peluche, pero ahora, gracias al interés de nuestros gobernantes en equiparar los precios (y sus correspondientes impuestos) con los vecinos -por desgracia no así los sueldos-, puedes comer muy bien por quince o veinte euros (sin bebidas). En Francia, el precio de los restaurantes sólo se ve incrementado con un cinco por ciento de impuesto. No así la bebida, sobre todo vino y cerveza, que tiene un impuesto aproximado del veinte por ciento.

En Burdeos mi hotel se encontraba en el margen izquierdo del río, en Floirac, a escasos dos mil metros del "Pont de Pierre". Tenía ganas de llegar. Estaba muy cansado de conducir. Debido a los insistentes atascos, el viaje se había alargado dos horas más de lo previsto. Además, nada más entrar en Navarra, una piedra lanzada por otro vehiculo, había impactado con brusquedad en la luna delantera de mi coche y con el paso de los kilómetros se iba agrietando hacía mi derecha. No soy supersticioso pero era viernes 13.
En Francia, normalmente me he alojado en cadenas hoteleras asequibles. Conozco casi todas. En la actualidad recomiendo la cadena B & B. Hay hoteles por toda la nación, suelen estar situados en las afueras de las ciudades por lo que el inconveniente es tener que desplazarte hasta el centro en tu vehiculo particular o en transporte público. Su precio, aunque es oscilante, suele ser de unos 50 euros por noche, en habitación doble.
El transporte público francés es muy bueno y económico. En Burdeos, a pesar de haber llegado con retraso por diversos problemas, funcionan los tranvías(similares a los de Lyon)utilizando una tecnología innovadora: en el centro de la ciudad el sistema de alimentación eléctrica APS se encuentra insertado en el suelo: es invisible y no altera las perspectivas arquitecturas. Une todos los barrios periféricos y el centro parando en las estaciones cada diez minutos. Soy de los que pìensa que ese medio de transporte es el ideal para un futuro inmediato en las ciudades grandes y medianas. En Francia se nota mucho más que en España la densidad de tráfico. Lo que están haciendo ahora para mejorar el estado de las carreteras es, en las entradas a las ciudades, instalar grandes aparcamientos (suelen ser gratuitos) con una “navette” (autobús-lanzadera) que te traslada al centro. Muchas veces es, también, gratuito ese transporte.

1 comentario:

Mariluz Arregui dijo...

Ya, no eres supersticioso, pero por si acaso, lo has dicho :),
una piedrecita navarra en el camino, qué peligrooo..
( es broma, supongo que tienes luna nueva)..

Lo del piojo no lo había oído nunca, qué instructivo es leerte...


Bien, después del pitorreo -sorry-, te agradezco el relato; como siempre, es estupendo y ameno..merçi,

Puedes continuar.... :))


Bisous