Ir al contenido principal

DIARIO DEL CORONAVIRUS. 9




El fin de la forma de globalización recetada por el dogma neoliberal dejó a los individuos y a sociedades enteras incapaces de controlar gran parte de su propio destino". Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía.
No esperemos nada de la Unión Europea. Todo fue un sueño, no funciona. Los países del norte, los ricos, no quieren saber nada con los del sur, los pobres. Cada pueblo con lo suyo. De la OTAN mejor no hablar, va deshaciéndose poco a poco. Todo es deuda y nadie va a ayudarnos. Leo que el Papa va a salir a rezar por el mundo en el Vaticano, también leo que la decadencia de la UE guarda relación con todo esto. La Iglesia pinta cada vez menos. Mejor no confiar en nadie, bueno sí, en nosotros mismos. La Unión Europea fue un sueño. Incluso Boris Johnson, ¿un símbolo de su propia gestión? y Carlos de Inglaterra han pillado el virus. Aquí no se salva ni dios, o tal vez sí, habrá que esperar a lo que dice el Papa desde su encierro claustrofóbico. “Escucharemos la Palabra de Dios, elevaremos nuestra súplica, adoraremos el Santísimo Sacramento, con el que al final daré la Bendición Urbi et Orbi, a la que se unirá la posibilidad de recibir la indulgencia plenaria.” ¿Alguien se queda  más tranquilo así?. El surrealismo de la Iglesia hoy no sirve para nada, tan solo sirven esos profesionales que sin ningún halo luminoso siguen al pie del cañón. Ahora de poco sirven las bendiciones, seamos prácticos.

Comentarios

Benja ha dicho que…
Hola. Siempre he creído que la unión económica es buena para tener más fuerza a la hora enfrentarse a monstruos como USA y China, en lo comercial “la unión hace la fuerza”. Pero fue un grandísimo error crear la moneda única, porque no todos los países económicamente somos igual. La renta per cápita de un país a otro cambia una barbaridad. Y si uno hace bien las cosas y otros no, no están muy dispuestos a jugarse el dinero de sus ciudadanos, países como Alemania o los Países Bajos.

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

Chlöe's Clue - Carmín y Rubor

Tras dos discos a sus espaldas repletos de historias, llantos y celebraciones aderezadas con apasionados ritmos de baile y de belleza, Raquel vuelve con un nuevo trabajo en el que se aprecia un cambio en su libro de estilo que ahora abraza sin corsés y con total admiración la música latina, donde el Tango, la Bossanova o el Bolero, se presentan con una mezcla natural y abrazada sin excesos, con una gran dosis de valentía y respeto, que acompaña y complementa su acuñado sonido. Su firma ya es una de las más personales en el panorama musical de nuestro país, por su originalidad, por la pasión de sus composiciones y por la falta de necesidad de contextualizar su música en ningún estilo que esté marcando tendencia en la música de nuestro entorno más cercano, porque su libertad compositiva y el arte que lleva dentro, no necesita anclajes, solo dosis elevadas de creatividad y de expresión visceral, desde su más pura esencia. Por ello su tercer disco viene con algunos cambios respecto a traba