sábado, 10 de marzo de 2007

CUANDO LA FICCIÓN SUPERA LA REALIDAD. SECOND LIFE


CUANDO LA FICCIÓN SUPERA LA REALIDAD. SECOND LIFE


¿Te gustaría tener otra oportunidad con tu vida? ¿Probarías con una doble vida? No hace falta que contestes ahora, tomate tu tiempo, no hay prisa. Confieso que yo lo he pensado alguna vez aunque no puedo quejarme de mi vida, Repetiría la mayoría de las cosas que me han ocurrido. Las experienciase son las que te confieren la personalidad y quiero entender que me gusto como soy.

Pero eso no es óbice para soñar. Siempre digo que soy un americano en España, me encanta lo poco que conozco del otro continente, del otro lado del océano y no puedo negar que me gustaría intentar vivir allí, aunque siempre tendría aparcada una parte de mi en España, eso es obvio y considero que nadie puede renegar de su lugar de nacimiento, el que lo hace no tiene alma ni corazón. No obstante estoy esperando una invitación formal para irme definitivamente a América… la única condición es: no trabajar y vivir mejor que aquí.

Pero olvidémonos por unos momentos de la realidad y profundicemos en un simulacro virtual en el cual están participando cerca de setecientas mil personas de todos los continentes de nuestro querido y cada vez más aperturista planeta. Se trata de un mundo que se denomina “Second life” (segunda vida) y que está inspirado en la novela Snow Crash de Neal Stephenson, describiendo una vida paralela en internet. Diseñas el personaje que deseas, como quieres ser e inicias una segunda vida creándose una versión digital de si mismo que se denomina avatar.

Como todo lo inventado en los Estados Unidos (la idea fue creada en 2003 por la empresa Linden Labs), los miles de habitantes de second life tienen una economía real, la propiedad es privada y si eres propietario de un negocio, un coche o tu casa nadie te lo puede quitar. La moneda se llama Linden Dolars y algunos usuarios han llegado a ganar miles de dólares comprando y vendiendo terrenos o empresas virtuales. De locos.


He intentado entrar en second life, pero al parecer tengo problemas para descargar el programa, esperaré, por tanto, para hacerme un prospero hombre de negocios. Lo que si he podido ver es su sede y el entorno de second life e incluso me he permitido rehacer mi físico en esta segunda vida: me llamo Nistal Karas, tengo 30 años y cuerpo atlético. Si algún día coincidimos salúdame, estaré encantado y con seguridad te hablaré de mi realidad actual sin profundizar en negocios, nunca han sido de mi interés. Hablaré de mi experiencia, recibiré con agrado consejos, profundizaré en temas culturales.

Edward Castronova, economista y profesor de universidad, en su reciente libro Mundos Sintéticos: El negocio y cultura de juegos on-line (Universidad de Chicago, 2005) afirma, "Estos lugares, que se designan y venden como juegos, son algo más que mera diversión. Funcionan como una alternativa fantástica a la vida cotidiana y por consecuencia presentan un desafío enorme a la sociedad ordinaria, a los mercados, a políticas públicas, a la ley y el romance."

Seguiré pensando que es un juego divertido pero mientras tanto intentaré ser el mismo que en este momento soy, no me considero mejor ni peor que nadie, soy amigo de mis amigos y sigo soñando en que algún día, espero que no muy lejano, pueda rehacer nueva vida en Sudamérica. Tendré paciencia y esperaré que alguien que me conozca bien y me quiera, pueda invitarme. No tengo sueños virtuales solo me interesan los reales.

3 comentarios:

C.C.Buxter dijo...

¡Lo que hubiera dado Fausto por poder entrar en Second Life! Nació demasiado pronto, el pobre...

De una u otra forma, a todos nos gustaría ser otras personas o, mejor dicho, vivir las experiencias de otras personas. Ese es el gran atractivo de los libros, las películas e incluso los videojuegos.

Rukaegos dijo...

En estos momentos ando descargándome los archivos y pendiente de que me instalen una tarjeta mejor de imagen en el ordenador para iniciar una relación incierta con Second Life.

Por un lado siento curiosidad. Por otro, y ya que tu tono de blog es más intimista y personal que el del mío (aunque voy a iniciar una segunda bitácora más desde las tripas), confieso que junto a mi lado combativo, hay también uno melancólico que va cogiendo cuerpo. Son muchas las partes de mi vida que se han ido quedando fuera de mi control, o al menos eso siento, y tengo la impresión de que SL, y muchas otras vidas virtuales que internet posibilita, acaban siendo una especie de remanso, de centro de ilusión, de camino para dejar salir esa parte de nosotros que de otra forma iría muriéndosenos.

En realidad me da un poco de miedo. Sé que corro el riesgo de volverme maníaco o adicto. Pero ¿no merece la pena sentir durante unos segundos, aunque sea en una pantalla, que todo ha salido bien?

Un saludo. Por cierto, ya sé cómo se hace, así que te agrego a favoritos como te prometí long time ago.

ASFOSO dijo...

Es posible que en SL encuentras ese Santander posible que tanto ansías, ya me contarás. Gracias por dedicar un poco de tu tiempo a mi blog.
Saluducos.