sábado, 24 de marzo de 2007

SOY BERLINÉS. EL OSITO POLAR “KNUT” PRESENTADO EN SOCIEDAD





Knut, azote en castellano, es el primer oso polar en treinta y tres años que sobrevive en el zoo de Berlín, pese a haber sido repudiado por su madre. Tras ver morir a su hermano gemelo y ser rechazado por Tosca, su madre, el cuidador del zoo Thomas Doerflein lo adoptó y para estar más cerca de él incluso se trasladó a vivir dentro del parque. Le canta canciones son su guitarra, le da el biberón como a cualquier bebé y le hace regalos por Navidad. Hasta aquí una bonita historia ¿no es así?

Algunos defensores de los animales consideran que todo este trato humanizará excesivamente al oso y piden que se le sacrifique ya que nunca podrá vivir como un oso polar. Los encargados del zoo entienden que esto es un completo sinsentido y seguirán adelante con los cuidados del osito.

Obviamente Knut se ha ganado los corazones de los berlineses y ya es una estrella, es la mascota oficial de Berlín, algo así como fue para Barcelona el gorila Copito de nieve”. Ayer fue la presentación en sociedad de Knut junto a su madre adoptiva (Thomas Doerflein) y su nuevo padrino el ministro de Medio Ambiente alemán Sigmar Gabriel. El oso de cuatro meses y nueve kilos, garantizada ya su supervivencia, hizo las delicias de centeneras de cámaras de televisión de todo el mundo allí congregadas para enseñar de cerca, a sus espectadores, la nueva estrella mediática

La presentación que duró cerca de dos horas mostró todos los gestos y dotes de la nueva estrella que hicieron derretirse a todos los allí congregados. Corrió detrás de su cuidador, le chupó el dedo a modo de biberón, se bañó en una charca y se mudó a su nueva guarida como cualquier depredador solitario. En cautiverio podrá vivir, si todo va bien, unos cuarenta años, el doble de lo que duraría expuesto a la naturaleza.

Knut no podrá quedarse demasiado tiempo en Berlín ya que puede convertirse en presa de los otros cuatro osos que allí conviven. Se le buscará otro zoo, a ser posible en Europa, en donde existan hembras de su edad con los que pueda formar una nueva familia. Suerte Knut.

2 comentarios:

ANA RODRÍGUEZ DE LA ROBLA dijo...

Es precioso... Hay que ser bestia para querer matarlo. Tal vez un zoo no sea lo mejor, pero si los cuidados dispensados son -como parecen- dignos, más vale eso que la nada; aparte de que gracias a los zoos y a las reservas naturales se conservan especies que de otro modo ya se habrían extinguido. Estos ecologistas tienen muchas vecs intervenciones deleznables. Y lo peor es que se creen que están en posesión única de la reflexión y toma de decisiones aceptables sobre el medio ambiente.

ASFOSO dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Ana.
Saludos desde Castilla.