sábado, 11 de octubre de 2008

FRANCIA (Visión personal)


Foto: Luis López. "Séte" (Francia)

En Francia me encanta perderme en las estanterías de vino de los hipermercados. Hay una variedad tremenda. Puedes encontrar muy buenos vinos a unos precios ajustados. Curiosamente, los vinos baratos franceses son más económicos que los españoles. En Francia tan sólo he encontrado tres cosas más baratas que en nuestro país. Una de ellas son los vinos baratos (no por ello de baja calidad). Otra, los periódicos y, por último, puedes encontrar una oferta de hoteles económicos cuya calidad- precio es más favorable que por aquí.

En otros viajes al país vecino he visitado bodegas de vino. Las hay por todas las regiones. Francia es la nación que más denominaciones de origen tiene del mundo. De hecho el sistema de denominaciones de productos agrícolas empezó en Francia. En 1905 una ley creó las AOC. Los demás países han imitado este principio de protección de la identidad regional de cada producto y han acabado por adoptar su propio sistema de denominaciones. Mi vino francés favorito corresponde a la denominación “Saint Emilion” (Burdeos). Se trata de un vino elaborado con pura uva Mérlot. También me gustan mucho los Borgoña y, últimamente, estoy descubriendo los vinos de Langedoc y Côtes de Provence .

He visitado muchas librerías. Nuestra escritora más aventajada en ventas es Almudena Grandes con su novela “El corazón helado”. También me resultó curioso que una tienda de discos anunciara, entre los más vendidos, el CD “Chiki, chiki” de Rodolfo Chiquilicuatre. En Francia puedes encontrar, a menos de cuatro euros, todas las novedades discográficas a imitación del antiguo “single”, con dos únicas canciones de cada artista. Por ejemplo,”Chiki, chiki”, aparece en la versión original en castellano y en versión francesa. En televisión se ve a diario, en todas las cadenas, un spot de perfume anunciado por Penélope Cruz. En una de las cadenas televisivas oficiales se emite la serie española ”Los Serrano”.

A los “gabachos” les encanta los embutidos y los quesos. De todos es conocido que los quesos franceses están entre los más variados y de mejor calidad del mundo. Sin embargo los embutidos, o mejor dicho algunos embutidos, no eran de muy buena calidad. De tres años a esta parte he podido comprobar que los jamones, los fuets y los chorizos que encontramos en las tiendas, “delicatessen” y supermercados franceses son excepcionales. Casi todos de empresas españolas e italianas. De hecho, han proliferado los llamados bares “de tapas” al estilo español. Los encuentras en cualquier ciudad aunque sus tapas no tienen nada que ver, ni en precio ni en calidad, con las nuestras.

5 comentarios:

Mari Carmen dijo...

Me quedo con los quesos, las librerías, los perfumes, y sus paisajes :) A mi también me encanta Francia.

Feliz sábado :)

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

¿Es posible que haya vino de baja calidad en Francia? Me parece que no...acá, al menos, se asocia el vino no muy bueno a su envasado en Tetra Pak. ¿Sucede algo así allá?

¿Chiquilicuatre entre los más vendidos? Es el mundo al revés...cómo se premia la falta de talento a veces, ¿no? Una duda...¿es verdad que los franceses usan mucho perfume para disimular la falta de aseo corporal?

Saludos afectuosos, de corazón.

Luis López-Cortés dijo...

Compartimos ese encanto, Mari Carmen.

Tetra Pak lo hay en todos los sitios. En Francia también hay vinos malos aunque yo no los conozco, jajaja.

No creo que sea verdad lo del perfume. Se bañan sábado sí, sábado, no. Jajajaja.

Luis López-Cortés dijo...

Compartimos ese encanto, Mari Carmen.

Tetra Pak lo hay en todos los sitios. En Francia también hay vinos malos aunque yo no los conozco, jajaja.

No creo que sea verdad lo del perfume. Se bañan sábado sí, sábado, no. Jajajaja.

Only dijo...

Ce matin he leído este frgamento. Creo que te gustará.
Y si lo traduces al francés...aún mejor, no? :)Entonces ya levitas!


" Los vinos son la materia carnal del recuerdo, la vendimia del tiempo perdido, el terciopelo de la memoria, la burbuja de las niñas en flor. Un buen vino es la “obertura” insustituible de la fiesta gastronómica, el estímulo de los sentidos, el mejor pretexto para la convivencia cordial de la buena mesa, y el más elegante adorno que puede lucir una mujer en sus manos. El vino es el rey de la mesa: el símbolo de la cultura más arraigada en nuestro legado histórico mediterráneo. Y, de la misma forma que saber comer es un exponente de buena educación, saber beber es una manifestación de buen gusto. "

Manual del vino (fragmento)
Mauricio Wiesenthal


Estoy de acuerdo con Mauri. Casi del todo, porque eso de la burbuja de la s niñas en flor..huy :)