jueves, 16 de octubre de 2008

HABLEMOS DE PROHIBICIONES


ÚLTIMA PROHIBICIÓN: ESE PRECIOSO CARTEL. DE NUEVO MADRID.
El cartel promocional de la película de Christian Molina, 'Diario de una ninfómana' no gustó demasiado y la empresa que gestiona la publicidad en los transportes de Madrid se negó a difundir la publicidad sobre el film.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Los neoconoes, que follan poco y como no están acostumbrados les parece mal que otros tengan más costumbre.

Marino Baler dijo...

Yo creo que la mejor publicidad que le pueden dar a la película es esta prohibición. Mucha gente irá a verla por el morbo que da lo prohibido. Cuando se estrenó "El último tango en París" mucha gente de España fue a Francia porque aquí estaba censurada, gente de mi pueblo fueron a Perpiñán un fin de semana, para poder verla.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Que curioso que lo de ahora te recuerde a aquellas épocas... Se van dando cierto aire, es cierto.

Hache dijo...

Primero .. la película ya tiene publicidad, mucha más que si se hubieran puesto los carteles.

Segundo ... cuánto nos queda por aprender por ejemplo de los países nórdicos ... que país de hipócritas .. porque digo yo. La foto es preciosa, el cuerpo más .. y fijo que van a verla.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Bueno...Madrid está gobernado por los Populares, ¿no? Entonces eso lo explica, jeje. Si una empresa de publicidad se niega a exhibir el afiche...bueno, se genera el efecto "boomerang" de darle más ahondamiento público al film (como ya señaló Marino).

Sugerente el póster, hay que decirlo. Saludos afectuosos, de corazón.