miércoles, 29 de abril de 2009

REGARD DE TRAVERS


Es la cuarta vez consecutiva en lo que va de semana. Sophie es constante. Permanece a mi lado y no parece sofocada. A mi me ocurre lo contrario. Tal vez sea nuestra diferencia de edad. Sophie es, aproximadamente, veinte años menor que yo y eso se nota. Durante la duración del, llamémosle, recorrido activo, prácticamente ni nos miramos. Tan sólo, de vez en cuando, intercambiamos una mirada de soslayo. En ese recorrido físico, ambos solemos mirar hacia delante y no intercambiamos palabra alguna. Solamente al despedirnos. Ella siempre es la primera en irse. Entonces seca su cara con una toalla y se abriga con alguna prenda para no quedarse fría. Cuando la pierdo de vista me centro totalmente en lo que estoy haciendo. Al cabo de unos minutos yo también desciendo de la cinta de correr, me seco y hago algún estiramiento mientras contemplo las dos máquinas solitarias. La próxima semana, con toda probabilidad, volveré a coincidir con Sophie y será, de nuevo, mi compañera de carrera.

5 comentarios:

Marino Baler dijo...

Esto me suena a película con final felíz. Lo siguiente es invitar a un café, aprovechando las coincidencias...

Saludos.

farregui dijo...

Veremos si con este correo puedo postearte. Priemor lo intento, vale?

(ateliervitali)

sallopilig ref dijo...

Eureka, Luis. Ya puedo postear.

Ahora debiera hacerlo en todos los anteriores que quedaron en su momento en el aire. Pero me alegro de poder escribirte.

Saludos.

farregui dijo...

Bien, funciona, de nuevo puedo responderte.

Saludos

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

¿Cuarenta y veinte en medio del Gimnasio? Saludos afectuosos, de corazón.