Ir al contenido principal

CAJA MADRID ME PONE¡¡¡ (ENFERMO)


Soy cliente de Caja Madrid desde hace casi veinte años. Desde que instalaron en su página web la opción de enviar transferencias siempre la he utilizado. El pasado viernes tuve que realizar una transferencia y, sin problema alguno, utilicé el servicio. No obstante, me sorprendió que no me cobraran por ello. Era la primera vez que no tenía que pagar un euro y algunos céntimos. El domingo, es decir ayer, tenía que enviar un dinero a una cuenta y seguí los mismos pasos que el viernes anterior, pero surgió un problema, tenía que pedir una clave a un número de teléfono de Madrid. Llamé y una de esas voces grabadas que tanto aborrezco me dio varias opciones con sus números correspondientes. Como no se encontraba entre ellas el motivo por el que llamaba dije un número al azar. Después, otra voz similar me indicaba otras posibles elecciones entre la que no volvía a estar la mía. Tras unos minutos, eureka, me dio la posibilidad de hablar con un operador. El operador que me atendió, con voz de origen cubano, me pidió todos mis datos: número de teléfono; nombre y apellidos; dirección y, por último, mi pin secreto. Después del interrogatorio, me explicó que tenía que pasarme a otra operadora. Esa nueva operadora, tras identificarme con todos los datos anteriores me pasó a otro compañero de origen nacional. Ese compañero pidió que me identificara, así que por tercera vez y un gran temple, lo hice. Tuve que repetir mi número de carné de identidad tres veces, ya que no lo enumero sino que lo indico por su número; es decir, trece millones setecientos diecisiete mil… Me parece la manera más correcta de leer un número ¿no? El caso es que la dichosa clave se la tenía que pedir al mismo operador que me atendió al principio. El señor cubano me pidió identificarme y le contesté que ya lo había hecho minutos antes, que se trataba de la misma persona. Me pidió le dijera desde que oficina operaba y le contesté que desde Internet, añadiendo ¿hay más oficinas abiertas hoy, domingo? No obstante tuve que indicarle mi número de carné de identidad, mi nombre y apellidos, mi pin secreto, mi dirección y, por último, mi fecha de nacimiento. Agotado tras cuarenta minutos de teléfono le dí mi fecha de nacimiento. El cubano me dijo que esa no era mi fecha de nacimiento. Le contesté: pues ¿cuál es, amigo? Ese dato no puedo dárselo, es secreto. Le repetí mi fecha de nacimiento y me dijo que si estaba seguro de ella. Hombre, seguro, seguro, no lo estoy, cuando nací no tenía conocimiento de los días, ni de los meses, pero mi familia, que de tonta no tiene un pelo, siempre me ha dicho que nací a las dos de la madrugada de un 14 de octubre en una clínica de la santanderina calle de Lealtad. Así figura en mi DNI y en mi certificado de nacimiento. Pues no, aquí hay otra fecha. Pues será un error, contesté. Cuando abrí mi cuenta en Caja Madrid tuve que adjuntarles mi DNI e hicieron una fotocopia. Lo siento, pero no se ha identificado bien y me colgó. Estaba sudando y con un cabreo de una magnitud tremenda y, además, la llamada de casi una hora a ese teléfono tenía que pagarla el tonto que escribe esto. Estoy pensando dar de baja mi cuenta de esa entidad. ¿Les parece?

Comentarios

Palmira Oliván ha dicho que…
Es una buena razón para darse de baja, y de Caja Madrid, más.

Suerte y paciencia.
Campurriana ha dicho que…
Luis, hace ya bastante tiempo que no pago un duro a los bancos. Me darán más o menos pero no me quitan. Me parece indignante que uno tenga su dinero allí, con el que ellos están ganando, y encima le roben...indignante. Mira otras opciones porque haberlas hailas. A mí Caja Madrid también me hizo alguna putadita, por cierto.

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a como es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia, Ávila,Valladolid y Palencia, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora y Salamanca. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi i

CASTELLÓN, LA SEGUNDA PROVINCIA MÁS MONTAÑOSA DE ESPAÑA

Siempre me ha parecido curioso que Castellón sea la segunda Provincia más montañosa de España. Acompaño un texto sacado de Wikipedia. He intentado saber cuál es la más montañosa pero no encuentro datos. Intuyo que será Cantabria, Asturias o, tal vez, Huesca, pero no lo sé. La provincia es montañosa en su interior, donde las estribaciones del Sistema Ibérico conforman las comarcas naturales del Maestrazgo por el norte y la Sierra de Espadán por el sur. Además, entre ambas encontramos al pico de Peñagolosa (que da nombre al macizo del mismo nombre) y que con 1813 msnm es la segunda cima más alta de la Comunidad. Otras alturas principales de la provincia son la Peña Salada (1.581 msnm), el Pina (1.405 msnm), el Encanadé (1.393 msnm) y la Muela de Ares (1.318 msnm). La provincia cuenta con una estrecha zona costera en la que destacan como accidentes geográficos la península de Peñíscola, el cabo de Oropesa y el entrante de Almenara. La mayor parte de la población habita en la franja c

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton