Ir al contenido principal

MI REGALO DE NAVIDAD





Escuchando, una vez más, “Waltzing  Matilda”, no me cabe duda de que en días tan extraños como el de hoy, hay que aferrarse a esas pequeñas cosas que nos hacen felices para no perder los estribos de lo que somos y queremos ser. El mundo se está volviendo loco, o eso me parece a mí.
Estos días de estómago lleno y  ambientes estridentes he tenido un par de sueños, en dos noches diferentes, algo extraños pero con la particularidad de que los recordé nada más despertarme y sigo recordándolos perfectamente, algo que habitualmente no  suele ocurrir. El primero sucedió la noche del 23. Nadaba en el Mediterráneo, como suelo hacerlo siempre, y de repente, una gran ola, que  no había visto, me engulló hacía el interior de ese túnel que forman las que capturan con su tabla los surfistas. Me dejé llevar, aguantando la respiración como podía ya que al producirse la situación por sorpresa no pude almacenar aire en los pulmones como hago cuando me propongo bucear. Era una especie de pelele de trapo  que daba vueltas por un túnel que extrañamente no era verdoso sino de  color quisquilla,  probablemente debido al sol que yo veía justo encima del mar cuando correspondía la rotación de mi cuerpo en el interior del túnel. Al romper la ola sentí pánico ya que no quedaba aire en mis pulmones. Justo en ese momento de batida desperté cubierto de un sudor que parecía, además de húmedo, muy salado. Durante la mañana siguiente a producirse el sueño, estuve dando vueltas analizando su probable significado. Después de muchos minutos, tuve la sensación de que mi blog, precisamente se llama “Escritos en la cresta de una ola”, podía contener alguna respuesta al sueño aunque todavía no he podido descubrirla.
El segundo se ha producido esta misma noche, la de que va de Nochebuena a Navidad.  Me acosté hacia las dos y media. Desde la finalización de la cena, hacia las doce, estuve viendo una película sobre una pareja. El chico era atleta y le habían detectado en una de las revisiones un problema pulmonar… No pude finalizarla, el cansancio se apropió de todo mi ser. En el sueño aparecía yo con un chándal ya viejo, que todavía tengo, de colores rojo, gris y blanco. Tenía edad de últimos años de instituto, diecisiete o dieciocho años, y estaba en un parque cercano a un río observando a una chica de mi misma edad que me gustaba.  Ella vestía uniforme del colegio, falda de cuadros grises y jersey verde oscuro, leía tumbada en una especie de toalla redonda y  notaba que me espiaba de soslayo. Yo jugaba con un balón que, de vez en cuando,  dirigía contra ella. Entonces se levantaba y me perseguía por el parque. Yo aprovechaba para abrazarle e intentar contemplar sus lindas piernas. Era uno de esos días primaverales en los que el sol ya empieza a calentar. Al día siguiente, la chica de verde se encontraba a la misma hora en el mismo lugar. Yo iba vestido con un vaquero y una camisa de cuadros azules y blancos y me senté a su lado. Le expliqué un proyecto que tenía entre manos para conseguir dinero, solicitando su ayuda.  Había diseñado unos polos para el verano y ella tenía que coser el logotipo. La marca era “Entre comillas”. Ella aceptó gustosa a estampar el logo en cada polo en el mismo lugar en el que nos encontrábamos. De esa manera,  las tardes las pasábamos juntos y, poco a poco, fuimos enamorándonos. La chica del sueño por suerte existe y hablando con ella a la mañana siguiente del sueño, me dijo que esa noche estuvo trabajando y escuchó “Waltzing Matilda”.


Comentarios

Mariluz Arregui ha dicho que…
Yo creo que está muy claro, tanto como el agua del mar: a esa chica le debías gustar una barbaridad.....creo yo.
Pura psicología: si a una chica plácidamente tumbada en una toalla redonda le dan golpecitos con un balón, luego le piden que se ponga estampar logos en un polo, y ella acepta y vuelve todas las tardes, es que está perdidamente enamorada.

Ay!, si los sueños se hicieran realidad...verdad? La vida se convierte en una fiesta de colores..cuando sucede algo así.

Felices sueños!
Ah, y por cierto,
buena elección Waltzing Matilda: )

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

Chlöe's Clue - Carmín y Rubor

Tras dos discos a sus espaldas repletos de historias, llantos y celebraciones aderezadas con apasionados ritmos de baile y de belleza, Raquel vuelve con un nuevo trabajo en el que se aprecia un cambio en su libro de estilo que ahora abraza sin corsés y con total admiración la música latina, donde el Tango, la Bossanova o el Bolero, se presentan con una mezcla natural y abrazada sin excesos, con una gran dosis de valentía y respeto, que acompaña y complementa su acuñado sonido. Su firma ya es una de las más personales en el panorama musical de nuestro país, por su originalidad, por la pasión de sus composiciones y por la falta de necesidad de contextualizar su música en ningún estilo que esté marcando tendencia en la música de nuestro entorno más cercano, porque su libertad compositiva y el arte que lleva dentro, no necesita anclajes, solo dosis elevadas de creatividad y de expresión visceral, desde su más pura esencia. Por ello su tercer disco viene con algunos cambios respecto a traba