Ir al contenido principal

UN DICIEMBRE MÁS


Diciembre es el mes que marca la Navidad. El mes consumista por antonomasia. Obviamente, estoy en contra de todo eso, de los adornos navideños en las ciudades, de las luces… sin embargo, en mi familia siempre ha sido una época especial, la más especial, diría yo. Nos juntábamos todos los seres queridos durante días y noches, jugando a cualquier cosa, comiendo  las mejores viandas y bebiendo los mejores licores, vinos y cocteles elaborados. Todo lo mejor, aderezado con  el calor de la familia. Ahora, cuando faltan algunos miembros,  es cuando más se saborean aquellos momentos que nunca volverán.
 Esperando la Navidad, sin paga extra, por primera vez, y con muchos menos alicientes que en épocas pasadas, miro de reojo el derroche de algunos ayuntamientos qué, por cierto, tienen deudas millonarias e intento anotar, como dijo un maestro religioso  de Katmandú, cada noche cinco pequeños actos agradables sucedidos durante el día, cosas insignificantes, alegrías ínfimas que en la época en que vivimos logran hacernos felices.  Hoy, acabando la jornada de descanso, cualquier cosa puede ser agradable, pero destacaré primero la visión de Peñíscola en web cam con un sol y un mar especiales; luego, el sol de mi realidad soriana que me ha alegrado el día; un intercambio de correos con personas queridas; un brindis con cava que me ha acercado al Mediterráneo  y la vitalidad de mi cuerpo, tan lesionado a veces.
Esperaré la Navidad para acercarme a aquellos tiempos descritos, que nunca volverán, anotando pequeños detalles que me hacen feliz. Mientras tanto, anhelaré salir de mi pequeña burbuja soriana para respirar y sentir un mar lejano que siento cada más más cercano. Sin embargo, la Navidad de mis sueños sigue estando muy lejos.


Comentarios

Mariluz Arregui ha dicho que…
Que se cumplan tus sueños..

Luis Lópec ha dicho que…
Igualmente, María.

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

Chlöe's Clue - Carmín y Rubor

Tras dos discos a sus espaldas repletos de historias, llantos y celebraciones aderezadas con apasionados ritmos de baile y de belleza, Raquel vuelve con un nuevo trabajo en el que se aprecia un cambio en su libro de estilo que ahora abraza sin corsés y con total admiración la música latina, donde el Tango, la Bossanova o el Bolero, se presentan con una mezcla natural y abrazada sin excesos, con una gran dosis de valentía y respeto, que acompaña y complementa su acuñado sonido. Su firma ya es una de las más personales en el panorama musical de nuestro país, por su originalidad, por la pasión de sus composiciones y por la falta de necesidad de contextualizar su música en ningún estilo que esté marcando tendencia en la música de nuestro entorno más cercano, porque su libertad compositiva y el arte que lleva dentro, no necesita anclajes, solo dosis elevadas de creatividad y de expresión visceral, desde su más pura esencia. Por ello su tercer disco viene con algunos cambios respecto a traba