lunes, 28 de mayo de 2007

RON PATICRUZADO Y ELECCIONES


Resulta que voy a montar una nueva cocina en mi apartamento; es decir, voy a hacer obra. Mi vetusta cocina tiene ya veinticinco años, ha cumplido con creces y toca renovarla. Hemos estado esta tarde transbordando recipientes, organizando vasijas y, de repente, ha aparecido una botella de medio litro de Ron Palma "Los Marinos" de Paticruzado, una empresa licorera cubana establecida en Santiago en 1885. La compré en La Habana en 1992, por tanto ha cumplido 15 años en mi hogar. Junto a la botella, recién aparecida, adquirí otras dos de más capacidad, una de ellas se nos rompió en un restaurante habanero y el camarero que nos atendía en la mesa tuvo la deferencia de cambiar el contenido de recipiente. Unas horas más tarde nos la bebimos entre cuatro amigos mientras contemplábamos la actuación de “Son Damas”, muchos bailes y risas, claro.

Después de cenar me tentó la idea de abrir la botella, así que me serví un chupito en vaso muy frío y, hmmmmmmmm, excepcional, es uno de los rones favoritos de los cubanos y eso se hace notar, además ha envejecido a buena temperatura, sin luz solar. Estaba escuchando a The Doors, mientras bebía, y sonó el teléfono. Era mi madre para comentarme todas las incidencias de la jornada electoral en Santander y Cantabria. Se le notaba jubilosa, había actuado de apoderada del PP y me relataba anécdotas y chascarrillos de su mesa y de los resultados. Nunca la he votado, ni a ella (cuando se ha presentado en alguna lista) ni a su partido, pero si todos los candidatos fuesen de populares como mi madre, que ya tiene 74 años, sería el primero en ir a votar. Hemos hablado, intercambiado opiniones, pero no le he dicho que más satisfacción que su positivo resultado en Santander era que su partido no gobernará en Cantabria. Me alegro, que de nuevo, la coalición Partido Regionalista y PSOE formen gobierno regional.

Estaba a punto de darle un segundo sorbo a mi Paticruzado cuando he recibido una segunda llamada. Era un amigo al que he tratado de localizar durante todo el día. Quería consultarle algunas cosas, hacer planes, pero no ha habido manera de contactar con él. Está en Barcelona, yo no lo sabía, y, por fin, hemos hablado.

Ahora estoy escribiendo esto mientras suena Black Rebel Motorcycle Club, y definitivamente termino mi roncito. Estoy menos angustiado, más relajado, publicaré este humilde post, seguiré escuchando algo de música más tranquila y me acostaré dando vueltas a estas pequeñas cosas que pasan en mi vida.

Hip, estaba bueno el maldito Paticruzado.

6 comentarios:

ANA DE LA ROBLA dijo...

A ver si compartimos algún licor rico cuando vengas por aquí. Los éxitos -incluso los fracasos- hay que mojarlos con estilo. Besos.

ASFOSO dijo...

Lo dejamos pendiente Ana. Tenía pensado haber ido el pasado finde pero tuve la mala suerte de formar parte de una Mesa Electoral, brgggggggggg. Besos.

Melpómene dijo...

Pack completo de ejercicio de democracia, jajaja. En la mesa todos sin ron ¿no? Besos

ANA DE LA ROBLA dijo...

Jajaja, ¡¡qué callado te lo tenías!! ¿Y cómo no has escrito sobre tan exultante experiencia?

ASFOSO dijo...

Insultante experiencia. Jajajaja.

Anónimo dijo...

definitivamente el ron paticruzado es preferido por muchos cubanos,ellos te lo recomiendan,el año 1998 ,cuandoe stuve en la habana lo compraba sin problemas,pero cuando regrese el año 2001 ,estaba escaso,que pena.pero es un ron excepcional,me traje varias botellas a peru.suerte para los que lo pueden probar.saludos,rodolfo(rndela@hotmail.com)