Ir al contenido principal

LOS IGUALES




Hace pocos meses participé en un seminario sobre sexualidad y afectividad. El profesor fue Félix López, catedrático de psicología de la sexualidad de la Universidad de Salamanca, una eminencia de esa parcela en los discapacitados psíquicos. Nos comentaba a los asistentes que la evolución sexual de los jóvenes siempre estaba sostenida, de manera implícita, por los iguales. Los iguales, los de la misma edad, los de similar desarrollo evolutivo, van descubriendo ese maravilloso mundo acompañados siempre por sus amigos, con ellos despejan incógnitas, comparten nuevas experiencias; en definitiva crecen y progresan en los novedosos sentimientos y emociones de una etapa (o varias) determinada.



Durante estas últimas vacaciones de Navidad, al igual que en años anteriores, me reuní con mis amigos de adolescencia y juventud para cenar. Todos hemos cambiado bastante. La vida ha sido amistosa y, a veces, cruel. Hemos tenido experiencias dispares y durante esa noche departimos sobre ellas. Uno de mis amigos, Héctor, tiene un hijo de 17 años con síndrome de Down y nos contaba, a instancia mía, como se desarrolla en plena adolescencia. Cursa tercero de BUP en un colegio “normal” y empieza a tener problemas que nunca había experimentado antes. Su amigo del alma y compañero ya no le llama por teléfono y se hace preguntas. El padre le contesta que tiene otros amigos que juegan a baloncesto y él no tiene cualidades. Le dice que tiene que echarse nuevos amigos con gustos similares. Al parecer está enamorado de la chica más guapa de la clase. ¡Claro!, le pasaría a cualquiera. El problema es que no le hace caso (como suele pasarle a zutano).

No voy a pronunciarme sobre si estoy de acuerdo o no en que los discapacitados psíquicos vayan a un colegio “normal”. El problema siempre surge -si es que puede llamarse problema- cuando los iguales te abandonan .Esa es la complicación por la que atraviesa ahora Nacho. Los iguales no están con él para afrontar el descubrimiento de la sexualidad (y de la vida en general) y siempre son necesarios. ¿En el supuesto de haber asistido a un colegio “especial” tendría este problema que se le plantea ahora? Considero que tendría más oportunidades de tener amistades pero cada individuo es un mundo y no hay recetas sobre la individualidad. Nacho ahora no quiere ir a un centro especializado, ve a los usuarios distintos, raros.

Como profesional y amigo tan sólo le di tres simples consejos (basados en la experiencia) a Héctor. Es un adolescente, trátalo como tal. Respeta sus decisiones pero intenta darle varias opciones que tu pienses que son acertadas. Actúa con sentido común y compórtate como padre, intentado no subestimarlo ni sobreprotegerlo.

La noche resultó hermosa. Todos hablamos de nuestras andanzas, nos animamos, nos consolamos, reímos, nos emocionamos. Es productivo mantener la amistad con tus iguales. Nos despedimos con un fraternal abrazo. Héctor me abrazo con contundencia, sabe que siempre estaré a su lado, lo estoy siempre en la distancia.

Comentarios

Javier Menéndez Llamazares ha dicho que…
Interesantísimo el problema que planteas; y de muy difícil solución, además. Es la contrapartida de la integración, que al final resulta no ser tan perfecta como parece en teoría; sobre todo, porque lo de la tolerancia y la solidaridad sólo existen en los discursos utópicos. Ojalá que el muchacho encuentre su sitio, pero no deja de ser "lógico" (ojo, no quiero decir que me parezca ni bien ni mal) que los adolescentes "pasen" de él; si por definición marginan al débil ésta es la víctima más propicia.
Una pena, pero por desgracia, el mundo de los adultos está también lleno de "adolescentes" que le van a cerrar muchas puertas. Mucha suerte para tu amigo y su hijo.
Anónimo ha dicho que…
En situaciones así (que no son aisladas) cabe preguntarse si hay que seguir desarrollando una normalidad en el caso del chaval de 17 años o adaptarlo a un entorno donde pueda adquirir otras capacidades.

Me acuerdo de la película de Forrest Gump...claro, es algo novelado, pero no creo que una situación así haya surgido de la nada. Saludos cordiales.

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

Chlöe's Clue - Carmín y Rubor

Tras dos discos a sus espaldas repletos de historias, llantos y celebraciones aderezadas con apasionados ritmos de baile y de belleza, Raquel vuelve con un nuevo trabajo en el que se aprecia un cambio en su libro de estilo que ahora abraza sin corsés y con total admiración la música latina, donde el Tango, la Bossanova o el Bolero, se presentan con una mezcla natural y abrazada sin excesos, con una gran dosis de valentía y respeto, que acompaña y complementa su acuñado sonido. Su firma ya es una de las más personales en el panorama musical de nuestro país, por su originalidad, por la pasión de sus composiciones y por la falta de necesidad de contextualizar su música en ningún estilo que esté marcando tendencia en la música de nuestro entorno más cercano, porque su libertad compositiva y el arte que lleva dentro, no necesita anclajes, solo dosis elevadas de creatividad y de expresión visceral, desde su más pura esencia. Por ello su tercer disco viene con algunos cambios respecto a traba