viernes, 25 de enero de 2008

UN TONTO NUNCA LLEVARÍA ESTA BOLSA


El otro día caminaba por la ciudad y al cruzar un semáforo me llamó la atención una mujer que portaba una gran bolsa. La bolsa cuadrada era de un comercio de electrodomésticos e informática (una famosa franquicia europea, alemana para más señas) y le costaba abarcarla con su brazo. Al pasar junto a ella pude leer el texto publicitario de reclamo (considerablemente grande): UN TONTO NUNCA LLEVARÍA ESTA BOLSA. Aunque pocas cosas pueden sorprenderme tengo que decir que ese señuelo me produjo espanto. ¿Quién puede atreverse a catalogar a las personas de listas o tontas por el hecho de adquirir un producto en tal o cual tienda? No me considero demasiado tonto pero en ese preciso instante juré no volver a comprar nada en el establecimiento anunciante de la bolsa. Curiosamente hoy uno de mis alumnos, discapacitado psíquico para más señas, llevaba una bolsa más pequeña con el mismo consejo del comercio. Está vez no me pareció tan mal que anunciase la misma frase, simplemente había perdido credibilidad.

5 comentarios:

Carlos dijo...

Hago este escrito, para hacer reflexionar a los responsables de esta cadena de tiendas, por las familias que estamos dañadas moralmente por este hecho -que he comprobado que no somos pocas- y estaríamos profundamente agradecidas si rectificasen porque habremos dado un paso más para que nuestros hijos e hijas y, de paso nosotros, los padres y madres,no nos sintamos tan excluidos por esta sociedad en la cual cada uno vamos a lo nuestro y no nos paramos a pensar en el daño que podamos ocasionar a los demás con nuestro actos.
Carlos (Padre de un niño discapacitado intelectual)

Miguelo dijo...

ya no saben que hacer con tal de llamar la atencion. marketing puro y duro

un beso

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Es exacerbar el dicho "dime con quién andas y te diré quién eres"...¿ahora es "dime qué llevas y te diré cómo eres"? ¡Por favor, qué clase de publicistas se están graduando!

Saludos cordiales.

Luis López-Cortés dijo...

Luis Alejandro el problema no es del publicista, creo yo, sino de la empresa que compra la publicidad.
Saludos.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Creo que también es problema del publicista...porque es él quien genera la idea y, como a veces el empresario no tiene una idea de publicidad, se deja llevar por lo que el supuesto especialista le dice. Saludos cordiales.