Ir al contenido principal

BILLAR ROMANO


Paseaba por el zamorano barrio de la Horta, cercano al río Duero, y en el Bar “Casa Marcos” de la calle Buscarruidos había un cartel. Me acerqué y leí “Se vende por jubilación”. Sentí un gran desconsuelo, era uno de los locales donde se encontraba un billar romano, tal vez el único de la ciudad. Hace años, bastantes, cuando comencé a sentirme un poquito zamorano, recorría ese barrio en el que mi familia había vivido casi una década –para parte de sus miembros, algunos de los momentos más felices de sus vidas- , visitando los tres únicos billares romanos que quedaban en la capital. Me encantaba tomar una cerveza contemplando los avatares del juego, tratando de descifrar sus reglas y examinando a los practicantes, sintiéndome un poco espía pero intentando acercarme a un juego que sabía certeramente iba a desaparecer , que le quedaban los días contados.
Por entonces era seleccionador absoluto de Castilla y León de bádminton, estaba inmerso en el mundo del deporte y cuando, cada temporada, comprobaba los juegos y deportes que se practicaban en la región, me percataba felizmente que dentro de los considerados autóctonos se encontraba el billar romano (aunque sólo practicado en Zamora). Cuando tenía la oportunidad de visitar el Bar Oviedo o Casa Marcos, bastante próximos, recordaba mis años jóvenes cuando pasaba grandes ratos en mi tierra jugando a los bolos. Por el contrario, y afortunadamente, los bolos tiene gran futuro.
En Casa Marcos, coincidiendo con las fiestas locales de San Pedro, era tradicional un torneo de billar romano. Según el responsable del local era muy popular, se formaban colas a la puerta para jugar y había partidas desde las nueve de la mañana hasta las doce de la noche.
No está clara su procedencia, para algunos se trata de uno de los antiguos pasatiempos romanos, otros consideran que su nombre viene del primer cartel que anunciaba un torneo y tenía pintado un jugador ataviado de romano. La actividad se desarrolla en un recinto cerrado, el terreno de juego es octogonal y se encuentra por debajo del nivel del suelo. Consta de nueve bolas: cuatro blancas, cuatro negras y otra más pequeña que se denomina bili. La puntuación se otorga en función de la proximidad de las bolas (similar a la petanca).
No sé qué ocurrirá con Casa Marcos pero auguro que no volverá a ser lo que era. De retomar sus nuevos dueños la hostelería es posible que el lugar donde se ubicaba el billar se cambie por una pantalla gigante para ver partidos de fútbol o por máquinas de Internet. El Bar Oviedo también desapareció, por lo tanto el billar romano, tan divertido, se perderá. Aunque para muchos permanecerá siempre en el recuerdo de esos felices momentos ya lejanos. Algunos pensarán: “es lo que tienen los tiempos modernos, para bien y para mal”.

Comentarios

Miguelo ha dicho que…
que pena, una gran perdida...

un saludo
Anónimo ha dicho que…
Esto del billar romano...¿no es como las bochas que se juegan mucho entre la colonia italiana residente? (se me hizo bastante semejante). Recuerdo que antes habían noticias acerca de estos torneos...hoy, ha desaparecido de los medios.

Saludos cordiales.

P.D.: ¿Qué es sentirse un poco "zamorano"? ¿Por Zamora?
rodax ha dicho que…
estado leyendo y m impresiona lo k pones del billar roano y con toda la razon yo m llamo roberto todo el mundo m conoce como rodax . m crie en el barrio zamoranop d los barrios bajos juge mucho al billar romano represente a castilla y leon en muchos campeonatos todo esto m lo inculko mi padre d pekeño tengo muchos recuerdos del bar d pepa y antonio dos bellisimas personas y k han sufrido mucho en la viva la jubilacion del bar suponjo k para descansar ya esta bien toda una via hay al pie del cañon y lo k es mas aguantando atodos los niños del barrio es increible k t hayas acordado de este bar yo repito soy un buen jugador es,as kuando kieras echamos una partida un saludo rodaxblokes

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

Chlöe's Clue - Carmín y Rubor

Tras dos discos a sus espaldas repletos de historias, llantos y celebraciones aderezadas con apasionados ritmos de baile y de belleza, Raquel vuelve con un nuevo trabajo en el que se aprecia un cambio en su libro de estilo que ahora abraza sin corsés y con total admiración la música latina, donde el Tango, la Bossanova o el Bolero, se presentan con una mezcla natural y abrazada sin excesos, con una gran dosis de valentía y respeto, que acompaña y complementa su acuñado sonido. Su firma ya es una de las más personales en el panorama musical de nuestro país, por su originalidad, por la pasión de sus composiciones y por la falta de necesidad de contextualizar su música en ningún estilo que esté marcando tendencia en la música de nuestro entorno más cercano, porque su libertad compositiva y el arte que lleva dentro, no necesita anclajes, solo dosis elevadas de creatividad y de expresión visceral, desde su más pura esencia. Por ello su tercer disco viene con algunos cambios respecto a traba