domingo, 24 de febrero de 2008

SEXO




No se inquieten queridos lectores no me considero la persona idónea para hablar de un tema tan delicado y complejo. No voy a hablar, por tanto, ni del código ISO (0 = desconocido, 1 = masculino, 2 = femenino, 9 = no especificado) ni de las condiciones anatómicas, fisiológicas y afectivas que caracterizan cada sexo, ni de los tipos de relaciones sexuales, ni de comportamientos que suelen concluir en el coito, ni del placer. Se trata, tan sólo, de una prueba, de un experimento demostrable empíricamente.
Llevo semanas escuchando y leyendo en varios medios de comunicación sonoros, impresos, audiovisuales o multimedia que las bitácoras (blogs) están muertas. La mayoría predica que las opiniones expresadas en los blogs, debido a la velocidad con que se mueve Internet, nacen cadáveres. Desde mi óptica personal los blogs están afianzados y generan información suficiente como para sentirse satisfecho con su oferta. Realmente desconozco otras posibles ofertas, seguramente más completas, pero estoy contento con lo que conozco. Los blogs me parecen prácticos, amenos, sencillos de componer y ofrecen la posibilidad de acercarte, de manera bastante natural, a personas que tienen tus mismos o similares gustos. Genera un intercambio, una retroalimentación, periódica y sin pautas impuestas, que permite, entre otras cosas, la posibilidad de realizarte como persona.
Pero todo tiene su antagonismo. Ayer, en un programa de radio, entrevistaban a dos individuos que son titulares de blogs muy populares. Eran bitácoras de temas poco concretos, bastante generales. Ambos describían su éxito basado en el número de entradas y se referían a la vitalidad de estos sitios web, periódicamente actualizados, que recopilan cronológicamente textos o artículos. El primero de ellos calculaba una media de cuatro mil entradas diarias mientras que el segundo hablaba de más de treinta mil. Respondiendo al porqué de su notoriedad reseñaban que era muy importante traducir al inglés sus artículos, de esa manera se multiplicaba por cien el ritmo de entrada. Aunque muchas veces las visitas llegaban simplemente por la indagación de una palabra concreta en cualquier buscador y al encontrar su bitácora amena repetían visita.
Afirmaban que palabras como SEXO (sex) podían generar multitud de visitas. Ese es mi reto. Ya os contaré.

4 comentarios:

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Es parte de una estrategia perfectamente aplicable si así se quiere...de cuando en cuando surgen ránkings con las palabras más buscadas en la red; ergo, si las usas aunque sea de modo tangencial (Britney Spears, por ejemplo) aumentará tu volumen de visitas.

Pero queda preguntarse...¿qué tan auténtico se es siguiendo esas estrategias en vez de escribir como realmente se sienta? Cuando a veces pongo títulos de columnas como canciones, alguien me dijo que esa era una buena estrategia...pero no lo había pensado así, para nada. El fin no puede justificar los medios...pero si alguien quiere hacerlo, a su cuenta y riesgo que sea.

¿Que los Blogs están muertos? Creo que más bien hay una resaca...los que de verdad perseveran, se quedan; los que son moda, atrás se revuelcan. No se puede pretender ser referente para toda una sociedad...pero habrán nichos específicos y variados a los cuales apuntar.

Saludos cordiales.

onlymary dijo...

Caray, caray...
mira que yo siempre nado a contracorriente...

El otro día entraron en el mío 25 personas de golpe (supongo que Blogger puso, por casualidad, el nombre en su cabecera durante una milésima de segundo...yo veía las ondas verdes que hacían bluuu bluuu en el mapamundi chiquitín), y casi me muero del susto.
Tuve la sensación de que entraban en mi casa!!!

Con lo bonito que es seguir contando con los dedos de una mano...los que merecen la pena!

De todas formas, genial tu experimento.Ya contarás.Y si te invaden las visitas, ya sabes dónde puedes descansar...Yo te invito al mío, que es muy tranquilo.

Un beso!

C.C.Buxter dijo...

Yo a veces miro las palabras por las que la gente ha llegado a mi blog y en no pocas ocasiones son sorprendentes; ya son varios los que dieron conmigo buscando "clubs de alterne en santa coloma"...

Más que muertos, los blogs están en plano baby-boom. Creo como tú en la utilidad de los blogs, pero como hay tantos, seguramente muchos que son muy buenos pasan totalmente desapercibidos; lo habitual es dar con blogs interesantes por pura casualidad.

Hace poco leí una frase que me hizo gracia: "si en la era Warhol a lo que aspiraba el hombre era a tener sus quince minutos de fama, en la era de los blogs a lo que se aspira es a tener quince lectores fieles".

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Me hace mucha gracia la frase citada por C.C. Buxter...modestia aparte, creo que lo estoy consiguiendo. Saludos cordiales.