jueves, 10 de abril de 2008

COMETAS


Agosto es el mes de los vientos en Cali. Todo el Valle de Cauca se llena de color. Las cometas tienen su cita lúdica debido a un viento endemoniado que viene desde lo más profundo del Océano Pacífico. Los niños y niñas caleños aprovechan para comerse un “cholao” (mezcla de hielo, frutas tropicales, salsas como leche condensada, mora y piña) en el Parque de las Banderas mientras lanzan sus cometas para desafiar a la brisa que sopla hacia el oriente.
Estuve en Cali durante el mes de julio y ya se respiraba en el ambiente la proximidad del oficial vuelo de cometas, la fiesta de agosto. En todos los parques de la ciudad y en los descampados de las afueras se hacían prácticas de vuelo. Niños y adultos daban los últimos toques a las cometas revisando el nylon y toda la estructura.
En Tailandia, al igual que en Colombia, las cometas se hacen volar por diversión. Se trata de un deporte popular desde hace siglos. Las cometas tradicionales tienen forma de pez, búho, serpiente e incluso de caras humanas. Se exhiben durante los festivales anuales que se celebran en los meses de verano, de marzo a mayo. En el norte de Tailandia, en la zona montañosa de Chiang May, visité una tienda que vendía cometas de todas las formas y colores (nunca había visto tantas juntas). Era ciertamente curiosa. Estaba repleta de fotos de diversas décadas con multitud de ellas al vuelo. En una de sus dependencias había cometas muy antiguas que no estaban a la venta y que pertenecieron a familiares ya fallecidos del dueño.
En Kabul, sin embargo, es famosa la lucha de cometas, cuyo propósito es capturar o destruir la cometa del rival. Los avanzados manipuladores de las cometas utilizan destrezas especiales para derribar a sus rivales. Se trata de cortar la cuerda de la cometa contraria mediante tácticas de vuelo rápido. La cometa perdedora, una vez libre de cuerda, pierde su dueño y es recogida, antes de posarse en el suelo, por su nuevo amo. El vencedor es considerado un héroe.

Aunque nacieron en la antigua China las cometas han conquistado el mundo. Se sabe que alrededor del año 1200 a.C. se utilizaban como dispositivo de señalización militar. Los movimientos y los colores de las cometas constituían mensajes que se comunicaban en la distancia entre destacamentos militares.
Las cometas han sido usadas con propósitos prácticos y como pasatiempo. El diplomático y científico estadounidense Benjamin Franklin experimentó con cometas para investigar los relámpagos. También hizo estudios con ellas el físico e inventor Alexander Graham Bell. Comenzando en la década de 1890 y continuando durante 40 años, cometas celulares (consistentes en dos o más cajas con los extremos abiertos, conectadas entre sí) se usaron para hacer mediciones meteorológicas, como registrar la velocidad del viento, la temperatura, la presión barométrica y la humedad. A finales del siglo XIX y comienzos del XX se usaron cometas para elevar observadores militares hasta alturas desde las que podían observar la disposición de las fuerzas enemigas. Durante la II Guerra Mundial se usaron cometas como blancos de artillería.

2 comentarios:

Mari Carmen dijo...

Y pensar que hay gente en el mundo que considera que la cometa debe estar prohibida... A ellos sí que había que hacerlos desaparecer y para siempre.

Acabo de darme cuenta de que también tienes este blog... Pues nada, nada, lo añadimos a mis blogs y ya está.

Un abrazo

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Los cometas, barriletes, volantines, pavos o los diferentes nombres que tienen a lo largo y ancho del Mundo. Espectáculo privilegiado manejado por aquéllos que sueñan con volar y dejan que el papel lo haga por ellos.

El Invierno es la temporada de volantines acá...justo hasta las Fiestas Patrias en Septiembre. En zonas urbanas se ha vuelto algo peligroso por la imprudencia de quienes buscan rescatar los volantines a la deriva, pero se toman las medidas del caso para evitar hechos lamentables.

Incluso, hay que decir que acá hay asociaciones que lo toman como un verdadero deporte. Saludos cordiales.