Ir al contenido principal

CHARLTON HESTON


El actor estadounidense Charlton Heston, que interpretó para la inmortalidad papeles históricos, como Moisés, Miguel Ángel y El Cid, falleció hoy en su residencia de Beverley Hills, en Los Ángeles, a los 84 años, según confirmó su familia.

El artista, que llevaba retirado de la interpretación desde hacía años, padecía desde 2002 una enfermedad degenerativa similar al síndrome de Alzheimer, que implica desde sus primeros estadios la pérdida de memoria y un deterioro paulatino de las funciones vitales.

Aunque defendió de forma activa la posesión de armas de fuego en EE UU, al frente de la Asociación Nacional del Rifle, nos quedaremos con la faceta profesional: ganó un Oscar por Ben-Hur y protagonizó otras películas inolvidables, como 55 días en Pekín, El planeta de los simios, Los diez mandamientos o El Cid.

Descanse en paz (sin armas).

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Eso, sin armas.

Un beso ( no para el finado, sino para ti).
Anónimo ha dicho que…
Lo de descansar en paz lo va a tener difícil; seguro que le han enterrado con el rifle.
Besos.
angela ha dicho que…
Yo recuerdo cuando nos ponían sus películas en el colegio la pantalla me parecía que se quedaba pequeña... A mí, en los diez mandamientos y en Ben-hur me dejó impresionada ... Luego con su rifle en su mano ... lo eclisó casi todo... Un saludo de Angela
Anónimo ha dicho que…
Creo que es la tercera bitácora donde me toca comentar acerca de Charlton Heston. El recuerdo más directo de él lo tengo cuando se personificó a sí mismo en un episodio de Friends...con aires bonachones, pero siempre rudo, como fue su característica desde que se metió en la NRA.

Igual, cuando se retiró de allí, blandió un Winchester y dijo que sólo se lo quitarían de sus manos muertas. Saludos cordiales.
Anónimo ha dicho que…
Estoy de acuerdo contigo, hemos de quedarnos con su gran contribución al mundo del cine, de recuerdo imborrable.

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

Chlöe's Clue - Carmín y Rubor

Tras dos discos a sus espaldas repletos de historias, llantos y celebraciones aderezadas con apasionados ritmos de baile y de belleza, Raquel vuelve con un nuevo trabajo en el que se aprecia un cambio en su libro de estilo que ahora abraza sin corsés y con total admiración la música latina, donde el Tango, la Bossanova o el Bolero, se presentan con una mezcla natural y abrazada sin excesos, con una gran dosis de valentía y respeto, que acompaña y complementa su acuñado sonido. Su firma ya es una de las más personales en el panorama musical de nuestro país, por su originalidad, por la pasión de sus composiciones y por la falta de necesidad de contextualizar su música en ningún estilo que esté marcando tendencia en la música de nuestro entorno más cercano, porque su libertad compositiva y el arte que lleva dentro, no necesita anclajes, solo dosis elevadas de creatividad y de expresión visceral, desde su más pura esencia. Por ello su tercer disco viene con algunos cambios respecto a traba