lunes, 15 de noviembre de 2010

DIEZ AÑOS NO SON NADA


El tiempo pasa inexorablemente. Esta mañana, cuando iba en el coche a trabajar escuché en la radio un disco que cumplía su décimo aniversario. Se había grabado, por tanto, en el año 2000, el año que yo denomino de los engaños, ya que la Nochevieja en la que se cumplía el 2000 nos la metieron como la del cambio de milenio. Luego llegaron las nuevas monedas de euro, no había que preocuparse, ningún producto cambiaría de precio. Incluso hubo gente, demasiada, que se creyó el cuento. ¡Vaya atraco! Lo mismo pasa con los políticos, prometen cosas imposibles y el pueblo, los votantes, siguen tragándoselo sin contemplaciones. Pero bueno, voy al grano. El caso es que estamos a punto de agotar el año 2010. Se van a cumplir diez años desde aquel primer cambio de milenio en el año 2000 (luego, al entrar el 2001 hubo un segundo cambio de milenio ¡faltaría plus! hay que hacer caja de lo que sea) y parece que fue ayer, al menos para mí. Ceo que ha sido la década que más rápido ha pasado en mi vida. Sin embargo, he disfrutado de muchas cosas, de manera distinta a otras décadas pero intensamente. Considero que hay que aprovechar al máximo las oportunidades que nos da la vida, con los años nos volvemos menos activos, nos volvemos más cómodos, las jornadas laborales se nos hacen eternas… Sin embargo no debemos detenernos, tenemos que mantenernos activos y seguir persiguiendo objetivos, metas, sueños, ideales, para intentar continuar siendo jóvenes. No podemos abandonarnos ahora. Queda mucho porvenir pero que no nos vendan la moto, ya nos han vendido muchas.

3 comentarios:

julia dijo...

Nos han vendido tantas que sinceramente no creo que nadie se crea mas ventas.Lo que pasa que la desidia es grande el malestar profundo y el dinero pequeño,todo esto junto hace que no salgamos todos a recobrar nuestro poder adquisitivo,nuestra verdad,nuestros sueldos,nuestra vida en fin.Besos amigo mio.

Mariluz Arregui dijo...

Contagias tu vitalidad...
Queda mucho por venir!
Disfrutémoslo.


Besos

Campurriana dijo...

Claro que sí. Siempre activos para aprovechar al máximo esta vida que es un regalo al fin y al cabo...