viernes, 5 de noviembre de 2010

YO NO TE ESPERO



El taxi más caro del mundo circulará este fin de semana por Santiago de Compostela y Barcelona. Se llama papamóvil, y cada hora de trayecto con ocupante divino sale por 800.000 euros de nada. O lo que es lo mismo: 13.333 euros por cada minuto que pase Benedicto XVI en España. Aunque el problema no es el precio, sino quién paga la mayor parte de esta abultada factura. Los papamóvil –han traído dos– llegaron la semana pasada a bordo de un avión Hércules del Ejército español. Es decir, fue el dinero de todos los contribuyentes el que también cubrió el traslado del vehículo privado de este señor, don Joseph Ratzinger, cuyas próximas visitas pastorales costarán a las menguadas arcas públicas 29,8 millones de euros.

"El gasto en dinero público y la tarifa por horas las ha calculado la organización Europa Laica: tres millones de euros en Santiago, 1,8 millones en Barcelona y 25 millones el año próximo en Madrid. No sabemos si estas cuentas se quedan cortas o se pasan porque, inexplicablemente, no está del todo claro el dinero público empleado. El coste de las visitas no aparece detallado, sino que se reparte en varias partidas para que abulte menos –como el traslado de los papamóvil, que paga Defensa–.

Sabemos que Benedicto XVI viene a predicar su testamento. Sabemos también que la visita es religiosa, y no como jefe del Estado teocrático del Vaticano. Sabemos que esta gira está bendecida por cada ayuntamiento y autonomía implicados, y también por el Gobierno, esos rojazos comecuras que llevan meses pactando cada detalle con Roma y Rouco Varela. Sabemos que incluso hay descuentos fiscales para las empresas que financien estas misas –dinero que dejará de cobrar Hacienda–. Pero es un misterio lo que nos cuestan los viajes del Papa a este estado aconfesional llamado España".
Publicado por escolar.net

2 comentarios:

Marino Baler dijo...

Vergüenza de país. Muchas veces me he preguntado, ¿por qué todos estos que quieren ir al cielo se van rápido y nos dejan tranquilos?
Todos los capillitas quieren estar con el "Altísimo"... pero ninguno tiene prisa por irse, curioso.

Un saludo.

Lizanowski dijo...

Deacuerdo con los argumentos de tu entrada y la reflexión tan sarcástica como cierta de Marino.

Estos días he tenido que oir, por una minoria eso sí, lo que es el respeto para algunos de los que apoyan estos circos. Debemos guardar silencio....Como siempre queriendo imponer su verdad, luz, y convinción . Ya bastante hacen dejándonos que pensemos libremente... A estos Gurús tendremos que acabar pidiéndoles perdón por ensuciar su cuchillo con nuestra sangre... Un saludo