martes, 15 de marzo de 2011

CÍRCULO AMISTAD NUMANCIA (El Casino de Soria)



El Círculo Amistad Numancia es un emblema para la ciudad de Soria. Conserva un sabor vetusto y ha tenido socios de reconocido prestigio como Antonio Machado y Gerardo Diego, entre otros. D. Antonio se refería a él como “Casino provinciano”. Cuando estás en su interior revives toda esa solera que da su historia.
Sin embargo, tiene unas normas estrictas que aprueban sus socios. Respeto, aunque no las comparta muchas veces, todas las normativas aprobadas por las juntas directivas de instituciones públicas o privadas, aunque considero que hay que adaptarlas al siglo XXI, a la sociedad en la que vivimos. Obviamente, la media de edad de los socios del Casino A. Numancia de Soria es alta; de hecho, la media de edad de la provincia es una de las más altas de España. Con seguridad, esas normativas de régimen interno que aprueban cada temporada se ajustaran a sus peticiones. Nada que objetar.

Últimamente he tenido allí dos incidentes, uno el verano pasado y otro ayer mismo, que están motivados, supongo, por lo que estipulan las normativas del Casino. Luego pasaré a detallarlas. Antes quisiera hacer una petición a la Junta Directiva de esa institución tan consagrada y tan afianzada en la sociedad Soriana. Aparte de socios y no socios, debería recogerse en algún lugar que pasan por allí personas que están desarrollando alguna actividad en el interior del Casino. Esas dos eventualidades que he tenido han sido motivados por no ser socio del Casino aunque realizando, directa o indirectamente, alguna actividad en su interior. En ambas ocasiones, creo que la misma persona, la ordenanza o conserje que se sitúa a la entrada del bar, me ha pedido que me vaya de esa zona de socios. Durante el verano pasado, junto a una amiga, lleve mi obra fotográfica para una exposición que se iba a realizar en uno de sus salones como homenaje a Manuel Lafuente Caloto, en el primer aniversario de su fallecimiento. Después de dejar la obra en una habitación situada en el primer piso, decidimos tomar una cerveza en el bar pero no pudimos acabarla ya que fuimos invitados a salir de allí por no ser socios. La señora no se atuvo a explicaciones.
Lo de ayer fue más penoso. Me habían citado en el Casino de Soria para realizar una entrevista para la televisión. Llegué a las nueve de la noche, hora de la cita, pero no había nadie, en ese momento se estaba grabando otra parte del programa en el Palacio de la Audiencia, y ya se sabe, cuando hay cámaras de por medio puede haber repeticiones de planos y es difícil conocer certeramente la hora de finalización. Pregunté a la conserje por la persona que me había citado y me explicó que teníamos que acabar antes de las once, que no se había realizado correctamente la petición para grabar allí, etc. Le expliqué que era un mero invitado y no tenía nada que ver con las formalidades de la organización del evento. Pedí permiso para tomar algo mientras esperaba y me lo concedió. Al cabo de un cuarto de hora llegó la mujer y los dos hijos del protagonista de la historia televisiva (ese día se grababa en Soria un capitulo del programa “Destino: España” sobre los hermanos acordeonistas rusos Lagutik). Le pedí un vino mientras charlábamos de cómo se estaba desarrollando la grabación. A los cinco minutos, la señora conserje nos dijo que allí no podía haber niños y que subiéramos al pasillo de la primera planta a esperar. Nos sentamos en una mesa de dicho pasillo y allí se grabó la entrevista. A las diez menos cuarto estábamos fuera del Casino.

Me imagino que en el programa correspondiente a nuestra ciudad aparecerán en los créditos los agradecimientos y figurará el Casino de Soria. Ciertamente ha colaborado, aunque creo que no como debiera. El Casino tendría que haber estado a la altura del prestigio que tiene. No digo que la petición por parte de Vitali Lagutik fuera la correcta, él no habla bien nuestro idioma y no conoce los protocolos de nuestra sociedad. Sé, a ciencia cierta, que hizo la petición a la señora conserje el día anterior. Pero ahí quedó todo. Desde mi punto de vista, puedo estar equivocado, lo correcto hubiera sido ponerlo en conocimiento del Presidente de la entidad por parte de la conserje y hacer una comprobación sobre la certeza de que “La Uno” de televisión iba a grabar parte de dicho programa allí. Lo razonable, después, hubiera sido, acondicionar uno de los salones, teniendo en cuenta que saldría en la TVE y dejar al Casino Amistad Numancia en la consideración que merece. Sinceramente, ya verán las imágenes, para hacer las tomas del pasillo del Casino podrían haberse realizado mucho mejor en mi domicilio.
Señor Presidente, Señores Miembros de la Junta Directiva del Casino, hagan las cosas un poco mejor, seguro que saldremos todos ganando.

No hay comentarios: