Ir al contenido principal

TERAPIA APROPIADA



He salido a caminar como tratamiento terapéutico a mi larga lumbociática, un mes y cinco días ya, pero, por suerte, me encuentro bastante mejor. Hoy caminé, lo hago progresivamente, cuatro kilómetros y medio, algo impensable hace apenas una semana. Empecé andando dos, repitiendo la misma distancia al día siguiente, luego dos y medio, otros tres días seguidos tres kilómetros y hoy, como ya he dicho anteriormente, cuatro y medio. 

Después de un largo mes confinado por dicha contrariedad disfruto con todo lo que veo mientras voy escuchando Radio 3 en mis auriculares. Finalizando el recorrido pasé por el parque de La Dehesa y un señor, de los asiduos, daba de comer a una ardilla frutos secos. La ardilla en cuanto lo vio saltó a sus hombros y allí, con la seguridad que producen los amigos, se quedó comiendo tranquilamente mientras miraba a un pájaro que picoteaba cerca del lugar. 

Durante el trayecto pasé por una sala de exposiciones que estaba cerrada, pero algo divisaba desde fuera. Se trataba de una exposición de fotografía en blanco y negro. Sobre la pared aparecía una poesía de Walt Whitman, cuyo texto pertenece, creo, a "Cruzando el ferry de Brooklyn": 

 

“Amé bien esas ciudades; 
Me encantaba el río majestuoso y rápido; 
Los hombres y mujeres que vi estaban todos cerca de mí; 
Otros lo mismo, otros que me miran hacia atrás, porque yo los esperaba con ansias.” 

 

Después de leerlo recordé como denomina un excompañero a la ciudad de Soria, “la gran manzana”. Siempre me ha hecho una gracia tremenda y hago referencia a ese seudónimo muchas veces. El origen de “The Big Apple”, probablemente poca gente lo sepa (mi compañero estoy seguro que tampoco), viene de  los músicos de jazz que utilizaban en su jerga “Apple” como ciudad. Denominaron a Nueva York “La gran manzana” ya que era la ciudad con más clubes de jazz de EE.UU. 

 

Mientras caminaba, varios ruidos agresivos anularon la música que me acompañaba. Tal vez sea la edad, aunque siempre me han molestado los ruidos, pero vivimos en un mundo que no respeta nada. Hay veces que pienso que no es de extrañar que se fuese de Soria Javier Marías por ese motivo. Por la noche duermo con tapones debido a un ruido constante de motores (probablemente provenga de alguna industria de embutidos que está enfrente de donde vivo), por la mañana me despierta una grúa con un motor con unos decibelios con una intensidad sonora inconcebible y cuando salgo a pasear me encuentro con calles que están asfaltando, motores de máquinas en el parque para juntar las hojas caídas de la primavera, espantoso, vaya. 

 

Una vez en casa me relajé, la grúa había parado -seguramente para que los operarios comieran el bocadillo de rigor- y opté por tumbarme en mi sofá que ha sido mi apoyo en estos duros días y puse a un volumen “medio” el último disco de Cecilia Bartoli “Queen of Baroque”. ¡¡¡Qué gusto!!! 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

Chlöe's Clue - Carmín y Rubor

Tras dos discos a sus espaldas repletos de historias, llantos y celebraciones aderezadas con apasionados ritmos de baile y de belleza, Raquel vuelve con un nuevo trabajo en el que se aprecia un cambio en su libro de estilo que ahora abraza sin corsés y con total admiración la música latina, donde el Tango, la Bossanova o el Bolero, se presentan con una mezcla natural y abrazada sin excesos, con una gran dosis de valentía y respeto, que acompaña y complementa su acuñado sonido. Su firma ya es una de las más personales en el panorama musical de nuestro país, por su originalidad, por la pasión de sus composiciones y por la falta de necesidad de contextualizar su música en ningún estilo que esté marcando tendencia en la música de nuestro entorno más cercano, porque su libertad compositiva y el arte que lleva dentro, no necesita anclajes, solo dosis elevadas de creatividad y de expresión visceral, desde su más pura esencia. Por ello su tercer disco viene con algunos cambios respecto a traba