sábado, 2 de junio de 2007

EL SHOW HOLANDÉS ERA UNA BROMA


Comentaba ayer que durante esa noche la cadena televisiva holandesa BNN emitiría un “reality” donde tres enfermos que necesitan un trasplante, y viven gracias a la diálisis, luchaban por un riñón.

Sin quererlo he sido, al igual que muchas personas en el mundo, estafado. Se trataba de una broma con el fin de dar a conocer la problemática que viven miles de enfermos en el mundo por su necesidad agobiante de un trasplante de riñón.

La dueña del riñón, una mujer de treinta y siete años, enferma terminal de cáncer cerebral, era una actriz y los tres consursantes, enfermos reales, conocían el desarrollo del programa. No obstante, todo se desarrolló con normalidad hasta que faltando cinco minutos se dio a conocer el desenlace.

Me he puesto de nuevo en contacto con José Antonio García Romero, hasta hace pocos meses presidente de ALCER España, y he sido el primero en informarle de lo ocurrido. Me respondía que le habían traído loco los periodistas de distintos medios de comunicación para conocer su opinión sobre el polémico programa (el más polémico en la historia de la televisión holandesa). Ahora tocaba enviar nuevas notas de prensa analizando lo ocurrido.

Los responsables de la asociación contra las enfermedades del riñón de Holanda conocían los pormenores de “Big Doner Show” y estaban muy contentos, la opinión mundial se había hecho eco de la noticia y había servido para concienciar a la población sobre el problema, durante la emisión del concurso habían conseguido miles de nuevos donantes de ese órgano. Todo un éxito.

No deseo pronunciarme sobre lo ocurrido, prefiero que sean ustedes, los lectores, los que lo hagan. La suerte está echada. Esperaremos conclusiones. Habrá que empezar a hablar de ética y de valores sociales.

4 comentarios:

C.C.Buxter dijo...

Dejando de lado la más que discutible táctica empleada por los responsables del programa (¿no habíamos quedado en que el fin no justifica los medios?), creo que quienes se dedican al medio televisivo deberían hacer una reflexión colectiva.

Cierto que todos nos hemos escandalizado con este Gran Hermano del riñón, pero ¿a quién le parecía inverosímil? A nadie. Por desgracia, todo lo que te digan sobre la televisión te lo crees, viendo el nivel que hay. Autopsias en directo, programas de cirugía estética, tertulias en las que se injuria a personas muertas...

Es triste que la televisión, un medio de una increíble eficacia potencial para difundir la cultura y el entretenimiento, sea utilizada exclusivamente para satisfacer los instintos más bajos del ser humano.

ASFOSO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ASFOSO dijo...

El problema es que en todos los países la televisión es igual de nefasta. Debería constituirse un comité de sabios que velara por los intereses de los usuarios. Hay que tener en cuenta que algunas cadenas estatales las "subvencionamos" con el sudor de nuestra frente.

C.C.Buxter dijo...

Es que yo creo que no hace falta ser un sabio para hacer programas más o menos decentes; lo que hace falta es no mirar tanto las audiencias (y, ya de paso, echémonos también el público la culpa de ver siempre lo mismo).

Por eso creo que la televisión digital puede ser la salvación: cuando existen cientos de canales, la audiencia no importa, porque siempre será bastante minoritaria. Claro que los que no tenemos dinero para abonarnos...