domingo, 3 de junio de 2007

LEE FRIEDLANDER EXPONE EN BARCELONA



CaixaFórum de Barcelona reúne hasta el 24 de junio unas quinientas fotografías del artista norteamericano Lee Friedlander, que con más de 60.000 imágenes tomadas es uno de los más prolíficos de la historia de la fotografía, que también ha contribuido a cambiar con su ingenio. Friedlander, nacido hace 73 años en Aberdeen, afincado desde 1955 en Nueva York, se aficionó a la fotografíasiendo apenas un adolescente, con una pequeña máquina Leica de 35 milímetros, que no cambió hasta los años noventa por una Hasselbalad Superwide.




En esta búsqueda de metáforas visuales de difícil comprensión, pese a su aparente cotidianeidad, la mirada crítica de Friedlander ha reflejado, aun con unos propósitos estrictamente formales, la enormidad y el caos de la sociedad americana. Sus conocidas series de monumentos americanos, de calles, de flores y árboles, de escaparates o de retratos nos muestran vidas, sólo que captadas por la mirada directa y sin artificio de Friedlander nos desconciertan, acostumbrados como estamos a la masiva contemplación de imágenes a través de los medios de comunicación, que ofrecen una visión alterada de la realidad.

Como en el resto de su obra, los retratos son fotografías brutalmente directas, imágenes frías, sin concesiones a la estética y, en la tradición formalista de arte, su significado se define por el personaje en si, con pocas o ninguna referencia a su vida o la del artista, que nos distraerían de la imagen misma. En los autorretratos es donde se produce una mayor ruptura de las reglas de la fotografía, donde la función del autorretrato pierde todo sentido y donde ha desaparecido todo vestigio de narcisismo. Friedlander se presenta a si mismo como parte de la elaboración de la imagen y nos obliga a introducirnos en ella, a verla a través de su sombra o su reflejo desde un lugar privilegiado que nos hace confundirnos con él.

No hay comentarios: