domingo, 17 de junio de 2007

MOLESTIAS VARIAS


Desde principios de año no levanto cabeza. Voy concadenando problemas físicos que condicionan mi calidad de vida. Primero tuve una gripe que me duró tres semanas. A los pocos días de recuperarme estuve otras dos semanas con un resfriado. Cuando salí de estas molestias apareció un terrible dolor lumbar. Todo ello acarreó un parón en mi actividad física que me produjo una angustia terrible. He sido, y sigo siendo, deportista. Quedarme tres meses sin realizar actividad es algo superior a mis fuerzas. Suponga que alguien acostumbrado a leer o a escribir todos los días no pudiera hacerlo durante un largo periodo de tiempo. De eso se trata.

Resulta, que hace más o menos un mes, puse a prueba mi cuerpo, después de tantas vicisitudes. Pasé la primera prueba, empecé a nadar, hice algo de gimnasia y un poquito de jooging. Todo funcionó, afortunadamente, a la perfección. Había perdido musculatura, había ganado tres o cuatro kilos de peso. Pero pronto, de manera escalonada, progresivamente, todo volvería a la normalidad.

Llevaba menos de dos semanas trabajando aplicadamente mi cuerpo. Estaba satisfecho con las metas alcanzadas. Pero un buen día un alumno me propinó una fuerte patada en la rodilla (trabajo con discapacitados psíquicos y de vez en cuando pasan estas cosas). Me produjo un esguince.

Una vez recuperado, hace tan solo una semana, retomé la natación, el jooging y la gimnasia. No perdí la voluntad. El pasado jueves estaba exultante, hacía tiempo que no me encontraba tan sano, por fin estaba recuperado. Al día siguiente, viernes, me encontraba corriendo. A medio camino de la meta me produje una lesión en el gemelo izquierdo. Cojeo exageradamente. El lunes próximo me haré un reconocimiento médico.

Mientras tanto seguiré leyendo, intentando escribir datos insignificantes sobre mi vida y aplicándome dosis de paciencia para que pasen pronto estos pequeños problemas que tantos disgustos me dan.

3 comentarios:

ANA DE LA ROBLA dijo...

Ponte bueno, porque si no cuando quedemos te voy a reconocer en cuanto vea al inválido del final de la barra ;)))
Besos y ánimo.

Melpómene dijo...

Jesús, qué concatenación, ánimo y que pare ya. Y cuando lo retomes cuidadín, a ver si te vas a lesionar por excesos...

ASFOSO dijo...

Muchas gracias a las dos. Besos.