sábado, 16 de mayo de 2009

EL MUNDO AL ALCANCE DE LOS DEDOS


A rebufo de una entrada en un blog amigo me gustaría dar mi opinión sobre el significado de Internet en lo que a mi respecta. Only, en su espacio, que tiene una mezcla de dibujos animados y de paraísos perdidos, escribe sobre una conversación mantenida con un amigo que vive en el sur de África. Al parecer, desde hace unos días, dispone de Internet en su hogar del continente vecino. En el mundo actual es una herramienta imprescindible, máxime si tienes a tus seres queridos lejos, en la dura distancia que suponen los kilómetros. El amigo de Only hizo una demostración de su utilidad a un nativo conocido suyo. Le enseñó a enviar un correo electrónico y le hizo una demostración del programa Google Eart. El nativo, deslumbrado, no pudo menos que decir: “tienes el mundo en tus manos".

Puedo figurarme la sorpresa del nativo. Me lo imagino comunicando a sus vecinos que el hombre blanco posee una máquina para controlar el mundo. Pensará que es una especie de cámara que vigila todos sus movimientos. No dudo que muy pronto, cuando se corra la voz, se convertirá en el nuevo Dios blanco. Obviamente, tiene el mundo en sus manos.

A ninguno de nosotros, que ahora leemos este texto gracias a los adelantos ciberespaciales, nos suena como nueva la sorpresa recibida por el africano. Todos hemos vivido esta joven revolución. Tiene menos años que algunos de nuestros hijos.
Aunque recientemente he recibido un curso informático a nivel profesional, me considero autodidacta. Comencé a navegar en el año 98. Tan sólo hace once años. Lo primero que me impresionó fue chatear con alguien al otro lado del charco. Me parecía increíble poder intercambiar opiniones, a tiempo real, con una persona argentina, venezolana, chilena, estadounidense. Fue una experiencia maravillosa e irrepetible. A continuación, comencé a descargar música. Era el dueño de creaciones musicales que no hubiera soñado nunca tenerlas a mi alcance. Sin embargo, como amante de la música, sigo comprando prácticamente los mismos CD,s que cuando no existían programas para bajarte música. Considero que poseer un CD original es un privilegio. No se puede comparar con nada. Es cierto que son caros, que la cultura en este país sigue estando al alcance de unos pocos, pero ¿hay algo barato hoy en día? El correo electrónico me sigue fascinando. Me parece increíble que se puedan enviar archivos, fotografías… Poder escuchar la radio, ver películas, la televisión, hablar por teléfono, mantener una video conversación… Hacer reservas de hotel, visitas virtuales a museos… Ver videos musicales…. Y, sobre todo, visitar a tus amigos en esos universos íntimos que te ayudan a conocer a otros individuos, con gustos similares, y a conocerte a ti mismo un poco mejor.

Aunque, como todo, debe ser una herramienta para utilizar adecuadamente. El mundo virtual también es peligroso. Todos nos sentimos acechados por los virus, la pornografía no deseada, la publicidad no solicitada, los ataques a las cuentas bancarias. Pero sobre todo los seres más indefensos: los niños. Es cierto que tenemos el mundo a nuestro alcance pero más cierto es que estamos colgados por unos hilos que manejan nuestra libertad. Alguien vigila nuestros movimientos. No bajemos la guardia pero sigamos disfrutando de la realidad de un mundo virtual.

3 comentarios:

La Rata Paleolítica dijo...

Hola Luis.
Me permito con todo respeto añadir algo que me produjo una gran alegria a tu interesante artículo.

Ya dos de mis amigos allí lejos en Africa me han preguntado por la posbilidad de cambiar a sus hijo a colegios donde tengan, al menos, un ordenador, de forma que tengan al menos una posibilidad, aunque pequeña, de incorporarse al mundo y los tiempos qu nos toca vivir en las condiciones de igualdad mejores posible.
Esto me enseñó que se dan cuenta perfectamente del alcance y la importancia de todo esto. Puede que no vean todas sus posibilidades, peo comprenden que deben dar a sus hijos, en lo posible, esa posibilidad.
No lo ven como "el hombre blanco poderoso", sino como algo que ya está allí, y hay que aprender.

Todo lo negatvo que apuntas, desgraciadamnte tan cierto, lo verán rápido.

Gracias por tus palabras y por recordarme toda esa ¨segunda¨ parte.

Only dijo...

Completamente de acuerdo con todo lo que dices. Y has apuntado directamente a los más indefensos, a los que siempre deberían estar protegidos y queridos , los niños.

Es un tema que me parece importantísimo y tremendo, no solamente por lo más evidente y conocido ( pornografía ) sino por lo que sucede a otros niveles y está pasando más desapercibido : pre, y adolescentes + padres ausentes y/o ignorantes de la nuevas tecnologías.



Besos tipo Minnie Mouse, desde el paraíso perdido del fondo a la derecha ...:)



PD:
mi amigo dejó un comentario en la entrada que comentas. Merece la pena leerla.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

No recuerdo el comercial...pero era de unos niños africanos que ensayaban una canción y no daban con la nota; alguien se presentó con un computador para ayudarles y tuvo éxito.

Por la cotidianeidad de la que nosotros disfrutamos, a veces no pensamos en el dato duro de que más de la mitad de la población mundial no ha experimentado una conversación telefónica; tampoco recordamos las reacciones de pavor ante inventos como el cinematógrafo o la radio.

Que el hombre blanco en cuestión sea una especie de divinidad...no lo creo; la interconexión del Mundo hace que, paulatinamente, se entiendan los procesos. Poder compartir mis pensamientos y opinar de todo con gente de diversos lados del planeta ayuda a combatir esta multitud solitaria de la que se hace referencia.

Cierto...no es en cuerpo presente, pero si nos disponemos de corazón, podemos acortar las distancias y saber combatir con nobleza las amenazas en este mundo paralelo.

Saludos afectuosos, de corazón.