viernes, 8 de mayo de 2009

A UN SER ESPECIAL


Cuando regresas de un gran viaje, durante los kilómetros que te separan del hogar sientes nostalgia de lo sucedido en esas horas que pasaran a formar parte de la historia cercana de lo que acontece en tu vida. Has compartido con amigos del alma (y del corazón) momentos únicos que, por experiencia, sabes que tardarán en reproducirse debido a la magia del instante, a ese lapso de tiempo que es imposible devolver.
Hay amigos que están lejos en la distancia y muy cerca del corazón. De esos hablo. Personas que han sabido labrarse, a golpe de paciencia y tesón, una personalidad que siempre permanece inalterable, que son ejemplo de tenacidad. Sus consejos son los adecuados. Su presencia, a tu lado, es vital, te da seguridad y confianza. Sabes que están junto a ti para lo que necesites, sin ningún tipo de cortapisas. Esos amigos que describo son los indispensables. Los que cuesta encontrar y parece imposible que existan. Forman, y formarán siempre parte, de tu pequeño circulo social, preciso, natural y espontáneo. Algunos de estos amigos, de ese tesoro, con una preparación y sensibilidad inigualables, a pesar de haber perdido su estatus social, su trabajo, su independencia, tienen que dar marcha atrás y convivir con lo que hay, con lo que queda. Y retrocediendo en el proceso evolutivo de la persona, saben darnos ejemplo de que todo se puede sobrellevar.
Ahora, muy triste por la perdida de esa inmediatez que ya ha ocurrido pero persistirá en mí durante mucho tiempo, pienso en el calor de esa amistad, medito sus inteligentes consejos, su callada presencia también. Y, sabéis amigos lectores, echo en falta su compañía. La compañía sencilla, emotiva y, siempre, indispensable.

8 comentarios:

Only dijo...

Una vez te dije , hace mucho tiempo, que no puedes ocultar lo que eres.
Lo acabas de demostrar una vez más, aquí.
Cualquiera que lea este escrito, en la cresta de una ola, se dará cuenta de lo que digo.

El tesoro está en tí,y tus amigos lo encontraron. Ellos son los afortunados.

Luis Lópec dijo...

Only, siempre en primera fila de la batalla. Una vez más, gracias por implicarte en "la cresta de una ola".

sallopilig ref dijo...

Ves Luis, ... ir al grano...

Hay personas que viven "en el equilibrio". Me alegro de tus palabras, que muestran cosas bellas en verdad.

Hay ojos que miran desde lejos.

Me alegro.

farregui dijo...

No es de extrañar que encuentres, tal como eres.

Tu eres un dedo de los cinco dedos de la mano.

Saludos.

Luis Lópec dijo...

Sallopilig (alguna vez me dirás su significado), gracias por tus palabras amigas. Como bien dices, encontrar amigos para incluir en la mano es difícil. Pero hay personas sencillas y equilibradas, dos de las premisas necesarias para mi, que pasan a formar parte de ese club privado sin apenas darte cuenta. Y, claro. no se pueden dejar escapar y hay que mimarlas para que se queden junto a nosotros.
Feliz "luna llena".

Luis Lópec dijo...

jajajaja, Fernando, ya sé el significado, qué Gili... soy.

http://nochesdealhambra.blogspot.com dijo...

Suelo pasar por la cresta de esta ola, en ocasiones para llegar a la Alhambra, me resulta cómodo porque es uno de los enlaces que están vivos en mis buscador.

Hay pasados que uno quiere que vivan en el presente, y hay presentes a los que uno, no les da espacio. Así somos, así vivimos o desvivimos...

...y en ocasiones resulta que perdemos creyendo que estamos ganando.

Te espero en la Alhambra, a la sombra del Generalife.

Cariños para todos.... Onlyyyy You!!!!

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Hey...esta foto la vi en algún Blog de los que ambos frecuentamos, je.

La maravilla de las comunicaciones de nuestra era, si bien conlleva algunos riesgos, permite al mismo tiempo grandes tesoros como disponer el corazón a las amistades que saben llevar con palabras tan magno brillo.

Y ante el corazón y su fuerza no hay distancia que valga para dejar de sentir. Saludos afectuosos, de corazón.