domingo, 13 de septiembre de 2009

ANNECY. Haute Saboie






Al llegar a Saboya todo se convierte en bosque tupido, grandes cimas, ríos entre gargantas. Me recuerda a Cantabria. Desde la carretera se divisan los pre-Alpes produciéndome mucha emoción. Más adelante, en el departamento de la Alta Saboya, van apareciendo lagos y la cordillera alpina. En pocas horas hemos pasado de estar en llano y junto al mar a los altos picos montañosos. La temperatura también baja seis o siete grados. Una vez en Annecy, lo primero que hago es dirigirme al lago que lleva su nombre. El descubrimiento es impresionante, tranquilas aguas bajo la atenta mirada de los Alpes. Paseo junto al lago y me llaman la atención unas gaviotas mucho más pequeñas que las marinas. Mucho más estilizadas y refinadas que las que suelo observar en Santander o Peñíscola. Parecen menos carroñeras al alimentarse de pescado de un lago transparente y limpio. Percibo que la gente que pasea por los bordes del lago, mezcla de turistas y habitantes de la ciudad de Alta Saboya (saboyardos, no saboyanos como nosotros los llamamos) viste bien, se nota la elegancia en esa zona francesa tan estratégica, cerca de Suiza e Italia. Multitud de embarcaciones están atracadas a orillas del lago. Y, de repente, a mis espaldas, pasado el Ayuntamiento (La Marie) descubro el esplendor de una ciudad medieval bajo la falda del castillo (en manos privadas) repleta de canales que la convierten, según he leído, en la Venecia francesa. Quedo cautivado por tanta belleza y empiezo a hacer fotos hasta entrada la noche. Hay rincones que permanecerán siempre en mi retina y, otros muchos, que capturo para disfrutarlos cuando ya esté lejos y que ahora quiero compartir con ustedes en mi humilde blog.

3 comentarios:

Marino Baler dijo...

Excelentes artículos gráficos. Según me han contado, Saboya, es rica en monumentos artísticos de distintas tendencias puesto que la inestabilidad política de la zona durante siglos hizo que pasase de franceses a italianos con todo lo que ello conlleva culturalmente.

Saludos.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Me dio un aire a como si Amsterdam se hubiese vuelto provinciano...si hasta las gaviotas del lugar parecen tenerlo, por lo que cuentas.

Lo del buen vestir...mejor que un parisino no lo lea porque se declarará ofendido; aunque lo que dices sea verdad, jaja. Saludos afectuosos, de corazón.

leo dijo...

Ahora Annecy... Más recuerdos. Es un lugar precioso, con un encanto especial, ¿verdad?
Buenas fotos.