miércoles, 23 de septiembre de 2009

BRIGITTE BARDOT, SETENTA Y CINCO AÑOS


Brigitte Bardot, la descarada mujer de aspecto adolescente que nos enamoró con sus películas en los años sesenta, como por ejemplo en ”Y Dios creo la mujer” de Roger Vadim, cumplirá el lunes setenta y cinco años. Jubilada anticipadamente en Saint Tropez, ha ido cumpliendo años sin necesidad de someterse a restauraciones quirúrgicas, luchando obstinadamente por los derechos de los animales. Parece que fue ayer cuando era niño y estaba deslumbrado con una preciosidad de mujer que ya sólo es así en el celuloide. Sin embargo, esa bella jovencita ya es una mujer vieja y un servidor se ha convertido en un señor al que todo el mundo trata de usted. El tiempo pasa inmisericorde para todos (y todas).

Precisamente, a pocos días de ese cumpleaños, el Director del Instituto de Ciencias y Artes Audiovisuales (ICAA) da a conocer una nueva orden que prevé discriminación positiva en la ecuación de las subvenciones cinematográficas. De esa manera, las películas con directora mujer tendrán un plus en la concesión de hasta un 50% más de ayudas. Sinceramente, desde mi punto de vista, todas estas discriminaciones positivas desigualan cada vez más a los hombres y a las mujeres. Aunque, en un Gobierno que se creó la obligación (afortunadamente incumplida en la primera renovación ministerial) de que sus ministras y ministras estuviesen representadas al 50%, cualquier cosa puede ser posible.
El cine, como cualquier aspecto de la vida, tiene que tener los mismos derechos y las mismas obligaciones para hombres y mujeres. Cualquier tipo de discrimación, venga de donde venga, sea positiva o negativa, es perjudicial para la igualdad que queremos y debemos encontrar.

3 comentarios:

farregui dijo...

País regulador es este del 50/50, cuando la vida real no va en esa dirección. Al menos eso me parece. Estoy muy de acuerdo.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Se hace la comparación con otra diva de setenta y tantos años como Sofía Loren...cierto que el tiempo pasa de modo inmisericorde para todos; si Brigitte optó por hacerlo al natural, se le reconoce...además, su imagen en el celuloide es imborrable.

Precisamente hoy, en un contacto que una afiliada local a Unión Radio hace con España, la periodista Angels Barceló hacía referencia a este proyecto que beneficiaría a las mujeres en el cine. Yo entiendo el concepto de paridad de género y la apoyo...¿pero no nos estaremos moviendo a los extremos?

Saludos afectuosos, de corazón.

La Rata Paleolítica dijo...

No sabía lo del 50/50. Me ha sorprendido, la verdad
Esa llamada discriminación positiva puede llegar a ser necesaria en casos extremos. Pero cierto es también que al aplicarla, las cosas acabe simplemente lléndose al otro extremo.
Discriminación positiva, discriminación negativa, ¿acabaremos hablando de discriminación neutra?

Discriminación, odiosa en cualquiera de sus formas.

Y la Bardot, simplemente la belleza y dignidad de llegar a abuela como eso, una abuela.

Jesús.