Ir al contenido principal

LYON. “UN CERTAIN REGARD”-1





Cinco días en Lyon dan para mucho. Lyon es la tercera ciudad francesa en población, por detrás de Paris y Marsella. Cuenta con, aproximadamente, dos millones de habitantes. Tiene un patrimonio histórico y arquitectónico importante, con una gran superficie de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Al sur de la ciudad convergen los ríos Ródano y Saona, formando una península o Presqu'île; dos colinas, una al Oeste y otra Norte y la extensa llanura que se extiende al Este del centro histórico de la ciudad.
Al Oeste está Fourvière, llamada "la colina que reza", coronada por la basílica de Notre-Dame y la Tour métallique, (torre de telecomunicaciones replica de la Torre Eiffel parisina). Hasta allí se accede en funicular.
Al Norte se encuentra la Croix-Rousse, "la colina que trabaja", lugar en el que se encontraban los talleres de confección de telas de seda.
Entre la colina de Fourvière y el Saona, se encuentra el Vieux Lyon o barrio de Saint-Jean, que constituye la parte medieval y renacentista de la ciudad.
En la Presqu'île, península situada entre los dos ríos, se encuentran las principales calles comerciales de la ciudad, además de la plaza de Bellecour, una de las plazas peatonales más grandes de Europa.
Una vez realizado, por encima, el perfil de Lyon, quisiera resaltar dos aspectos que me han llamado la atención y que, de alguna manera, la hacen distinta a otras ciudades por su peculiaridad. Se trata de los “bouchons”, tabernas que guardan celosamente la tradición gastronómica, y que están repartidos (algo más de una veintena) por el Vieux-Lyon. Algunos de los restauradores más famosos del planeta como Paul Bocuse o Eugénie Brazier son lioneses. Buena parte de los platos más famosos de la cocina francesa (querelles, sopa de cebolla, grattons o la andouillette) son de allí, por eso es a menudo considerada la capital mundial de la gastronomía. Otra singularidad de la capital de la región Alpes-Ródano son las “Traboules”, caminos secretos o pasajes tradicionales que permiten pasar, mediante patios interiores, de un edificio a otro sin salir a calle (o saliendo para, simplemente, cruzar una calle). Hay tres tipos de Traboules; la directa, donde siempre ves la salida; la angular, cruza edificios de una manzana en ángulo y, por último, la que tiene varios accesos y que agrupa a varios edificios (algunas tienen escaleras por el desnivel importante de las calles que vincula). Durante las épocas de guerra se usaban para evitar al ejército. En el siglo XIX fueron utilizadas por los obreros de la seda. Son patrimonio mundial de la UNESCO y hay algo más de cuarenta abiertas al turismo y utilizadas por la población en general.

Comentarios

Mariluz Arregui ha dicho que…
Luiisssss.....
qué tal está tu espalda????

lo digo por la Traboules-1....:))
Es que ya no estamos para hacer tonterías...me preocpuo por tí :))



Me gustan tooooo
das las fotos, son estupendas. Y la verdad es que es un auténtico placer seguir tu recorrido franco-suizo. Gracias por compartirlo ( frase que parece manida, auténtico espíritu de blog, pero cierta ciertísima, sabes que cuando quiero soy navarra auténtica y digo verdades como puños...:)

Hace mil años hice un curso de música en Lyon, me alojaba en una colina, pero no recuerdo en cuál...pero recuerdo especialmente la parte antigua de la ciudad, me encantó.
Y me encanta leer lo que nos cuentas,
gracias,
un día de estos te contrato.


Besos-bisous
one more ha dicho que…
es un gusto enorme leer las crónicas de un viaje de este modo.

Gracias Luis. Bon voyage, bonnes vacances.
La Rata Paleolítica ha dicho que…
No suelo dejarte comentarios pero la verdad es que estoy disfrutando de tu viaje. Magn'ificas fotos y amenas descripciones.

Jes'us.
Anónimo ha dicho que…
Bueno es que una ciudad, cualquier ciudad, pese a los avances de la modernidad más simple, conserve espacios donde la complejidad es norma y se nos permita apreciarla.

Saludos afectuosos, de corazón.
leo ha dicho que…
¡Hola! Que precioso es Lyon. Me ha encantado encontrar estas fotos y la pequeña crónica de tu viaje: has despertado muchos bonitos recuerdos.
Un saludo.

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

Chlöe's Clue - Carmín y Rubor

Tras dos discos a sus espaldas repletos de historias, llantos y celebraciones aderezadas con apasionados ritmos de baile y de belleza, Raquel vuelve con un nuevo trabajo en el que se aprecia un cambio en su libro de estilo que ahora abraza sin corsés y con total admiración la música latina, donde el Tango, la Bossanova o el Bolero, se presentan con una mezcla natural y abrazada sin excesos, con una gran dosis de valentía y respeto, que acompaña y complementa su acuñado sonido. Su firma ya es una de las más personales en el panorama musical de nuestro país, por su originalidad, por la pasión de sus composiciones y por la falta de necesidad de contextualizar su música en ningún estilo que esté marcando tendencia en la música de nuestro entorno más cercano, porque su libertad compositiva y el arte que lleva dentro, no necesita anclajes, solo dosis elevadas de creatividad y de expresión visceral, desde su más pura esencia. Por ello su tercer disco viene con algunos cambios respecto a traba