Ir al contenido principal

Sí. THOMAS BERNHARD


Comencé a leer a Thomas Bernhard por indicación de José Ángel Barrueco. En uno de sus artículos en prensa se refería a la novela de Bernhard “Sí”. Es más, cuando la leyó, estaba viajando en un tren entre Viena y Munich dispuesto a encontrar algunos rastros que dejó el escritor por aquellas tierras.
“Sí”, es una novela corta con pocos personajes. No da ninguna lección moral pero habla continuamente, de una manera obsesiva -un soliloquio neurótico, que diría Luis Goytisolo-, de la salvación. De alguna manera viene a demostrar que la esperanza es lo último que se pierde.
Toda la novela está excesivamente condensada, no utiliza puntos y aparte, con una prosa repetitiva hasta la extenuación. Como en todas las obras de Bernhard, aquí tampoco hay escapatoria. Todo es hermético, los estados de ánimo, las salidas a las crisis, las necesidades cotidianas. Sin embargo, página a página, de manera, como he dicho antes, obsesiva, nos va demostrando que en todo momento hay una puerta abierta a la esperanza.
Su literatura puede llegar, en momentos determinados, a cansar por las excesivas repeticiones; sin embargo, cuando acabas de leer “Sí” tienes la necesidad de leer más títulos del mismo autor. Por lo que he leído, su obra se devora sin miramientos y, al igual que J.A. Barrueco, me empieza a obsesionar.
“Sí”, es una novela rara, encuadrada al lado de autores como Beckett, Kafka e, incluso, de Joyce (Ulises). Thomas analiza su universo personal, aislado del mundo . Pero un día, sustrayéndose de su encierro debido a causas científicas, conoce a la Persa, una mujer similar a él, triste y solitaria. Las primeras páginas de la novela de Bernhard se hacen pesadas de leer, hay excesivas repeticiones y circunloquios. Luego, pasadas esas páginas, todo cobra sentido presumiendo un final trágico. Todo un descubrimiento.

Comentarios

J.A. Barrueco ha dicho que…
Luis, me ha gustado lo que dices de "Sí"; ah, y gracias por las menciones. Por cierto, la reseña de ese libro aún la tengo pendiente.

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a como es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia, Ávila,Valladolid y Palencia, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora y Salamanca. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi i

CASTELLÓN, LA SEGUNDA PROVINCIA MÁS MONTAÑOSA DE ESPAÑA

Siempre me ha parecido curioso que Castellón sea la segunda Provincia más montañosa de España. Acompaño un texto sacado de Wikipedia. He intentado saber cuál es la más montañosa pero no encuentro datos. Intuyo que será Cantabria, Asturias o, tal vez, Huesca, pero no lo sé. La provincia es montañosa en su interior, donde las estribaciones del Sistema Ibérico conforman las comarcas naturales del Maestrazgo por el norte y la Sierra de Espadán por el sur. Además, entre ambas encontramos al pico de Peñagolosa (que da nombre al macizo del mismo nombre) y que con 1813 msnm es la segunda cima más alta de la Comunidad. Otras alturas principales de la provincia son la Peña Salada (1.581 msnm), el Pina (1.405 msnm), el Encanadé (1.393 msnm) y la Muela de Ares (1.318 msnm). La provincia cuenta con una estrecha zona costera en la que destacan como accidentes geográficos la península de Peñíscola, el cabo de Oropesa y el entrante de Almenara. La mayor parte de la población habita en la franja c

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton