domingo, 24 de octubre de 2010

SORIA Y LAS SETAS

Fotografía perteneciente al blog "Recuerdos de la Abuela"

Se acaba de clausurar el II Congreso Internacional de Micología 'Soria Gastronómica', potenciando este importante recurso turístico para dar a conocer la gran biodiversidad micológica de Castila y León en general y de Soria en particular, participando cocineros de la talla de Sergi Arola, Santi Santamaría o Quique Dacost, además de los castellano y leoneses Carlos de Pablo, Antonio González, Fátima Pérez, Miguel Ángel de la Cruz y el visontino Oscar García, entre otros. Precisamente, hace escasos días, celebré mi cumpleaños en el Restaurante de Oscar que se llama “Baluarte” .Degustamos el menú que había preparado basado en la ponencia expuesta en el Congreso sobre setas a baja temperatura. Todos los asistentes a la comida lo calificamos de excepcional. Al despedirme de él le dije que merecía la estrella Michelin.

En las primeras semanas de otoño, Soria se viste de fiesta. Es cuando el tesoro oculto aparece en sus bosques y la población rural se implica en recoger níscalos (’lactarius grupo deliciosus’), migueles (’boletus edulis’) y setas de cardo, principalmente. Normalmente, la buena recolección depende de que las temperaturas mínimas que se registren no sean demasiado bajas.
Ayer, junto a unos compañer@s, aprovechando el buen tiempo –ya va cambiando- fuimos a coger setas en el bosque cercano a la población de Abejar. Siento decir que entiendo mucho más de marisco que de setas. No obstante, las nombradas más arriba, con supervisión, eso sí, suelo distinguirlas. Pasamos una mañana preciosa en el bosque pinariego, aunque personalmente disfrute casi más del paisaje que de las setas. Cogimos suficientes como para hacer una comida con ellas en la jornada de hoy y reservar, en el congelador, algunos boletus para degustarlos en un tiempo más avanzado.

Seguiré aprovechando los días de otoño. Se trata de una estación muy especial para mí. Creo que es la estación fotográfica por antonomasia.

1 comentario:

Raquel dijo...

Me gustan mucho las setas y casi puedo imaginar esa maravillosa comida en Baluarte.
Qué rico poder disfrutar de todas esas cosas.