martes, 21 de agosto de 2007

MALESTAR GENERAL


Llevo varios días raro. Es cómo si regresase de un viaje trasoceánico y necesitara acostumbrarme al nuevo horario. Siento un malestar general que me atrofia las extremidades. Tengo décimas de fiebre y a media noche me despierto para no volver a retomar el sueño. Pero la única novedad, desde mi anterior destino, es que ahora estoy algo más de mil metros más alto. Algo bastante normal, soy viajero empedernido. Durante estas noches de desasosiego he pensado destruir mi blog. He tenido la sensación de que lo que escribo no tiene ningún interés, aunque soy consciente que cuando llegue el otoño me hará mucha compañía, estaré inmerso en una endemoniada soledad y será buen recurso para recuperar sensaciones placenteras.

No he ido a trabajar. Ahora no hay excesivo trabajo y pueden perfectamente pasar sin mí. Me he duchado y me he contemplado en el espejo del baño. La primavera ha sido demodelora conmigo y estoy recuperándome, engordé tres kilos y voy reparándome deprisa. Ya prácticamente estoy al ochenta por ciento de mi normalidad y he recuperado mi musculatura.

Dentro de tres días comenzaré mis vacaciones más extensas y eso me produce cierto placer. Estoy preparando algunos objetos que me van a acompañar, libros por leer y algunos discos, entre los que no faltaran Lloyd Cole y Richard Hawley. Hoy he conseguido dos que me recomendó mi “profe”, “Seaven Teares” y “Tabula Rasa”. Ahora estoy escuchándolos y me producen la relajación que este momento precisa. Mi “profe” es encantadora, hace que disfrute con las cosas bellas que me aconseja. Es una nueva “profe” pero parece que la conozco desde hace mil años. Siempre he aprobado con ella pero no tengo que bajar la guardia, por eso me llevo mi trabajo para desmenuzarlo cuando las estrellas estén en lo más alto.

Estaré en “la ciudad en el mar” varios días. Me produce la tranquilidad necesaria para recuperarme de mi dura labor. Trabajar con personas provoca fatiga. Desde allí tengo varias andanzas previstas, acercarme a Valencia y pasar unos días en Barcelona, con visita obligada a Sitges (siempre me trae buenos recuerdos y no por el ambiente, que quedé constancia). Unos días más tarde me desplazaré a Francia para estar allí dos o tres semanas. Francia siempre tiene una atracción dominante, conozco casi todas sus regiones y en varias ocasiones he visitado Paris, la ciudad que siempre la pienso en blanco y negro. Por este orden Bretaña, Provenza y Perigord son mis destinos favoritos pero, casi con seguridad, mi propuesta será Provenza-Costa Azul y la zona de Carcassonne y el Canal du Midi.

Termina la música que estaba sonando y con ella se desvanece la inspiración necesaria para escribir. Mi blog, de momento, continuará abierto para que algún curioso, o más bien despistado, pueda percibir mi estado de ánimo y mis desatinos. Ojalá no me arrepienta antes de desaparecer por unas semanas. Si es así: nos vemos.

2 comentarios:

Sir John More dijo...

Bueno, por si sirve de algo, y así a modo de irrupción en tu blog, pienso que sería una buena noticia que no lo destruyas, y que nos dejas leer tus cosas algún tiempo más, unos añitos... En fin, lástima que el disfrute haya sido con tu malestar general; no hay mal que por bien no venga...

Un saludo y espero volver.

Luis López-Cortés Martínez dijo...

Muy agradecido sir John.
¿Está la verdad en eso que sucede todos los días, en los acontecimientos cotidianos, en la mezquindad y carencia de la vida de la inmensa mayoría de los hombres, o reside la verdad en el sueño que nos es dado para huir de nuestra triste condición? ¿Cómo se elevó el hombre en su caminata por el mundo: a través del día a día de miserias y vulgaridades, o por el libre sueño sin fronteras ni limitaciones? (Jorge Amado)