martes, 6 de octubre de 2009

ESTAMOS ABOCADOS AL FRACASO


Leer es uno de mis placeres. También lo es escribir, y aunque mi talento y mi preparación para ello no están a la altura que quisiera, disfruto haciéndolo. Intento mejorar fijándome en los que lo hacen bien. Siempre destaco a algunos columnistas que me gustan. En mi última entrada hablaba de algunos: Javier Marías, Enric González, Elvira Lindo, Manuel Vicent. En cartera hay muchos más. Entre ellos destaca José Ángel Barrueco, columnista diario de la “La Opinión” de Zamora. Pues bien, Barrueco se despidió de sus lectores hace dos o tres días (aunque no le publicaron su último artículo) . Desde ahora sólo escribirá los domingos. Me enteré ayer y no puedo quitármelo de la cabeza. Mañana regresaré a Zamora. Siempre que lo hago compro “La Opinión”, justamente para leer de manera privilegiada -en papel- su columna. Cuando no estoy en Zamora y, por tanto, no puedo acceder al periódico, leo sus opiniones de manera poco convencional, suelo unir varias para que no se me hagan cortos los relatos de JAB. Tengo tal disgusto que no volveré a comprar “La Opinión” diariamente. Me pasaré a “El Norte de Castilla”, salvo los domingos que compraré “La Opinión”. Generalmente, los periódicos provinciales me dan lo mismo unos que otros. Compraba “La Opinión” únicamente por el artículo de Barrueco. Ahora ya no tiene sentido.
Cuando vio la luz mi humilde blog estuve fijándome mucho en el de JAB (todo un lujo) e incluso la primera palabra del título es un homenaje a “Escrito en el viento". Cada escrito del zamorano me lo tomaba como una lección. Tengo que felicitarle por su profesionalidad; su talento; su naturalidad; los temas elegidos, variados e interesantes; la educación exquisita en el trato a las personas y a las cosas… Seguiré siendo un seguidor empedernido de su blog, ameno, cultural y educativo. Tengo la confianza y la seguridad que pronto nos sorprenderá escribiendo, de la manera que lo hace, en otro periódico de más importancia, con el trato que merece. Mientras tanto, seguiré buscando en cualquier parte algo que pueda parecerse a las columnas de JAB y aunque sé que será una empresa imposible -Kankel sólo hay uno- soñaré con que un día no muy lejano vuelva a disfrutar con sus escritos. Gracias por todo, viejo amigo.

2 comentarios:

Marino Baler dijo...

La lectura del periódico en papel es algo que no tiene precio. Además si se tiene la motivación de un columnista mucho mejor. De una u otra forma espero que sigas disfrutando de este periodista.

Un saludo.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Bueno...hay gustos y gustos en cuanto a los columnistas. Hace casi un año, uno del tipo conservador, acérrimo defensor del pinochetismo, Hermógenes Pérez de Arce, dejó su columna semanal en el periódico más derechista del país (El Mercurio), apesadumbrado porque la Derecha política lo dejó solo.

Pues bien...fue reemplazado por Gonzalo Rojas, fundador del partido político más conservador del país y contemporáneo del gremialismo; va en la misma línea, pero no es lo mismo que Hermógenes para muchos y eso se ha hecho sentir en el periódico de marras (aunque lo nieguen).

No sé si tenga referencias de columnistas...leía mucho a Julio Martínez y Edgardo Marín pero, como ellos estaban más abocados al deporte y de estilos de escritura no sé mucho, no podría decir que fueron mi referente.

Saludos afectuosos, de corazón.