lunes, 5 de octubre de 2009

SEVE, ENTREVISTADO EN EL PAÍS SEMANAL


Foto:MLArregui.

Los domingos que estoy en Soria, no más de una treintena al año, suelo levantarme a una hora no demasiado prematura ni excesivamente tardía y lo primero que hago, después de asearme, es comprar El País. Los domingos escribe Manuel Vicent, Elvira Lindo, Enric González ,Javier Marías… y me gusta leer sus columnas a la luz del sol que, casi, entra en mi salón-comedor, mientras escucho música a bajo volumen para no importunar a los que todavía duermen.

Mi primer domingo post-vacacional, recién llegado del estío mediterráneo, cambié sin embargo el hábito y me conecté a Internet para ponerme al día con el correo electrónico, algo abandonado durante los últimos días. Luego, visité algunos blogs amigos y, mira tú por donde, alguien me había adelantado en la lectura de mi diario favorito (suplemento incluido). Sisi, en su bitácora, acababa de subir su último escrito y hablaba, precisamente, de un reportaje sobre Seve que publicaba ese mismo día el País Semanal. No pude menos que leer su contenido y salir precipitadamente al kiosco, mejor dicho a la Estación de Servicio de gasolina, para comprar el periódico y devorar, nada más llegar a casa, ese mismo articulo en primer lugar, incluso por delante de los prioritarios Vicent, Lindo y Enric. Me hizo mucha gracia esa, digamos, coincidencia, con una persona que se encuentra a cientos (sienes y sienes) de kilómetros pero con la que mantengo una sintonía muy especial y cercana.

Seve
es, ha sido y será siempre un deportista. El deporte es como la droga, nunca puede separarse de nosotros . Es una disciplina que, poco a poco, vas asimilando hasta dominarla, para que luego, sirva para afrontar todo tipo de encuentros (y desencuentros) vitales con el espíritu mucho más progresista, trascendental y tenaz. Ballesteros ha pasado por todo ello. Ha sido el mejor deportista en los terrenos de juego - incluida la batalla del saber estar, del compañerismo, del juego limpio- ganando en su deporte, el golf, tres veces el Open Británico, dos Masters de Augusta, siete mundiales y cerca de cien torneos. Pero fuera del terreno de juego, bajando del reino celestial de la competición, ha librado su más enérgico campeonato contra la enfermedad. Un año luchando contra un tumor cerebral, volviéndole, según dice, mucho más humilde y mejor persona. Ahora, ha regresado a sus orígenes, al lado de la familia, los verdes prados, las vacas, a ver a su equipo de fútbol, lejos de circuitos glamourosos -al otro lado del espejo- y liderando una Fundación creada para combatir la enfermedad. Su talento, su rebeldía, le han enseñado que no hay que abandonar, el último partido de su vida, el más intenso, lleva ese empeño: ganarlo. Su recuperación es un ejemplo de la capacidad de trabajo que, según él, da la tierra. Precisamente, esa misma tierra, de la que somos en cuerpo y alma, Sisi y yo (y de la nos sentimos tan orgullosos). Suerte, campeón, y gracias por el ejemplo que sólo pueden darnos los mejores.

4 comentarios:

Mariluz Arregui dijo...

Pero cómo no voy a tener sintonía con alguien que sale precipitadamente a buscar un diario que luego va a devorar,
que se levanta a una hora no demasiado prematura ni excesivamente tardía,

es decir, algo parecido a cuando no hace ni frío ni calor, cuando la temperatura es 0ºC....

y que luego nos cuenta que Seve ha vuelto con las vacas... :))))

Y eso que soy discreta.Muy discreta. :)

Ya ves, ni sienes y sienes de años luz de distancia impiden qu e te envíe un beso,
un besuco, aquí mismo

Eres grande, chavaluco


Sisi

Luis Lópec dijo...

Te he robado la foto y por lo visto un poquito el corazón. Gracias txapelduna.

La Rata Paleolítica dijo...

A'un sin sentir especial atracci'on por el golf, en su d'ia fu'i un seguidor incondicional de Ballesteros, por su figura, por la persona.
Luego le perd'i la pista, hasta que sisi me lo trajo a la memoria con su art'iculo, y la entrevista me pareci'o realmente impresionante.

Jes'us.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

No sé si fue en este Blog o en uno de nuestros amigos en común (parece que en el de María L. Arregui) donde comenté acerca de la recuperación de Seve Ballesteros, un caballero en un deporte de caballeros.

Y es esa disciplina la que, precisamente, le ha hecho superar su grave percance de salud y ser un ejemplo, una vez más. Saludos afectuosos, de corazón.