Ir al contenido principal

"LA TUCHO"


Hace algo más de un mes, estuve tomando un vermú en “La Tucho”. Hacía años que no paraba por allí. Es un lugar muy peculiar y popular. Se encuentra en una rotonda muy concurrida de Corbán, pasado el Seminario Diocesano. Siempre está lleno de gente, con muchos coches aparcados en cualquier sitio. Tomamos unas rabas y morgueras. El restaurante tiene fama por el pescado y el marisco. De pincho y de la zona. Los percebes, cuando es temporada, son servidos por pescadores de San Román o alrededores. Las almejas están de muerte.
“La Tucho” era madre de Gema, la dueña del bar-restaurante que regenta junto a su marido Manuel Ángel. Tucho y Toño, sus padres, eran unas personas muy sensibilizadas con sus parroquianos. Eran los típicos tenderos de barrio. Mi abuela nos mandaba a la tienda cuando se le olvidaba algo. Compraba todo allí. No nos hacía falta llevar dinero. Toño o Tucho nos apuntaban en una libreta la cantidad económica correspondiente al pedido y mi abuela, cuando cobraba a primeros de mes, zanjaba la deuda. En el barrio había muchas personas como mi abuela, pobres económicamente pero grandes en espíritu de superación y en humanidad. Toño y Tucho lo sabían y, claro, mimaban a sus queridos vecinos. Eran, obviamente, otros tiempos. Todos ellos habían pasado la guerra y sus hijos habían sobrevivido a la dureza de la posguerra.

Mis abuelos criaron a cuatro hijos en esa época de posguerra, cuando la crisis era de verdad y sabían lo que era pasar hambre. Sus hijos se criaron con lo poco que había, pasándose la ropa de unos a otros, comiendo lo que buenamente se podía conseguir entonces. No había agua corriente y mi abuela traía el agua desde una fuente situada donde ahora se encuentra el colegio Verdemar. Tanto mis abuelos como sus hijos, e imagino que todos sus vecinos, tuvieron la desdicha de vivir la peor época de la España reciente. Creo que todos ellos merecerían un monumento.

Gema me reconoció enseguida, intercambiamos unas pocas palabras, las justas, el bar estaba a rebosar. Nos invitó a la bebida. Ambos recordamos tiempos pasados. Me alegré que todo le fuera tan bien. Lo merece, todo lo conseguido ha sido a base de trabajo y sacrificio, primero de sus padres y ahora de ellos.

Cuando mi hermano y yo nos desplazábamos por todos los lugares en bicicleta, entonces había muy pocos coches por las carreteras, prácticamente no había peligro y nuestros padres permanecían tranquilos. Los domingos, hacia las seis de la tarde, con el dinero de la paga, nos acercábamos a “La Tucho” y comprábamos una tarrina de helado de dos sabores. Nos gustaba que el calor de la calle fuese derritiendo el helado, para luego darle vueltas con una cucharilla de plástico y se juntaran los sabores, de fresa y nata. Este proceso duraba unos minutos y los ojos se nos iban al interior del recipiente. Mi hermano tenía más paciencia que yo y lo deshacía hasta convertirse en líquido. Cuando yo había terminado mi helado él comenzaba a comerlo. Era uno de los mejores momentos de la semana. Luego íbamos a fumar un cigarro escondido en uno de los árboles del exterior del Seminario. Si no había llovido en exceso, los cigarrillos estaban "fumables". Como no sabíamos fumar, salía mucho humo por las ramas de los árboles y, a veces, alguna persona venía a ver qué sucedía. Momentos pasados que recordé al hablar con Gema.

Tanto las rabas como los muergos estaban buenísimos, así que decidimos a volver a mi regreso. Estos días, estando en Santander, cumplí la promesa, con la mala suerte de que “La Tucho” estaba cerrado por vacaciones.

Comentarios

Insisto... ha dicho que…
Que es rabas y morgueras? supongo que tendré que empezar a aprender de ti y tu gente.
Aca en Chile hay rincones tan exquisitos y entrañables como la tucho ;)

cariñusss!
Anónimo ha dicho que…
Te leo e imagino cómo disfrutarías de un paso por el Litoral Central...con unos mariscos chilenos que te mueres.

Y esos tiempos de fidelización del cliente ya no se dan como antes con tanta competencia feroz, pero siguen habiendo casos. Te recomiendo que veas el videoclip de una banda local llamada Chancho en Piedra y que se titula "Almacén":

http://www.youtube.com/watch?v=C1JSkJqvIvo

Saludos afectuosos, de corazón.

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

Chlöe's Clue - Carmín y Rubor

Tras dos discos a sus espaldas repletos de historias, llantos y celebraciones aderezadas con apasionados ritmos de baile y de belleza, Raquel vuelve con un nuevo trabajo en el que se aprecia un cambio en su libro de estilo que ahora abraza sin corsés y con total admiración la música latina, donde el Tango, la Bossanova o el Bolero, se presentan con una mezcla natural y abrazada sin excesos, con una gran dosis de valentía y respeto, que acompaña y complementa su acuñado sonido. Su firma ya es una de las más personales en el panorama musical de nuestro país, por su originalidad, por la pasión de sus composiciones y por la falta de necesidad de contextualizar su música en ningún estilo que esté marcando tendencia en la música de nuestro entorno más cercano, porque su libertad compositiva y el arte que lleva dentro, no necesita anclajes, solo dosis elevadas de creatividad y de expresión visceral, desde su más pura esencia. Por ello su tercer disco viene con algunos cambios respecto a traba