sábado, 31 de octubre de 2009

TENSIÓN


Tenía que ser hoy, precisamente, cuando he leído en algún sitio una cita de Goethe que me ha encantado. La tengo escrita en un papel, en el bolsillo. Dice así: “El comportamiento es un estado en el que cada uno muestra su verdadera imagen”. No suelo perder mi autocontrol. Generalmente, mi equilibrio emocional esta controlado -aunque soy de sangre caliente-. Mi trabajo diario, mi profesión, ha hecho, durante tantos años, que sea paciente, que no pierda los estribos sin necesidad, con el fin de poder mirarme en el espejo sin transparencias, mostrando mi mejor imagen. Pero a veces se hace difícil. Hoy ha sido uno de esos días espinosos. ¡Hay tantos, trabajando con personas con discapacidad psíquica! Todos están alterados, es un efecto dominó. Según mi experiencia, las alteraciones vienen propiciadas por diversos factores. Las peores fechas son las antesalas de épocas vacacionales, fiestas del tipo a carnavales, fiestas patronales… También influye en el comportamiento los cambios climáticos, las fases de la luna… y, sobre todo, el ambiente. Si hay alguna alteración conductual, del tipo que sea, todas las normas saltan por los aires produciéndose situaciones difíciles de predecir y difíciles de solventar. Es entonces, en esas situaciones limite, cuando el profesional, casi siempre conciliador, resuelve (o al menos lo intenta) las posibles anomalías, guiado, casi siempre, por sus conocimientos basados en la experiencia.
No sé si soy buen o mal profesional. Intento ser fiel a mis principios y actuar siempre en consonancia con lo que dicta mi código ético y el sentido común. Casi siempre logró mis objetivos pero hay un porcentaje de errores, soy humano. Hoy, como decía, es un día límite, con situaciones comportamentales que son dificultosas de afrontar. Creo que influye que se acercan tres días festivos y, además, han anunciado que el tiempo cambiará a partir del lunes. Todo tiene un procedimiento, más o menos adecuado, para dar sentido a situaciones que no son lógicas. Trabajo con personas diferentes, complicadas, delicadas, en su mayoría carentes del juicio necesario para darle sentido a la vida que les ha tocado vivir.
En este momento estoy mucho más tranquilo, afortunadamente no estoy trabajando y disfrutaré de tres días espléndidos buscando incesantemente la tranquilidad necesaria para volver a mi trabajo con las pilas recargadas el próximo martes. La imagen se demuestra en el comportamiento. Espero seguir cumpliendo en lo laboral y en lo social de la mejor manera posible. Perdonen por hacerles participes de mis sentimientos, pero lo necesitaba. Escribir me ayuda a conocerme mejor y a calmarme. Se lo recomiendo a los que no tienen el hábito.

8 comentarios:

Marino Baler dijo...

Entiendo que tienes un trabajo "difícil" en el sentido de no poder abstraerte cuando estás fuera de él.
Nada que disculpar. Todos necesitamos una válvula de escape de vez en cuando.

Un saludo.

un abril encantado dijo...

Escribir siempre fue un refugio, entiendo que lo recomiendes, escribir sobre aquello que te dispara, te hace saltar por los aires (bueno es mi manera de expresarlo)...
...debes ser muy fuerte para conseguir casi siempre tus objetivos trabajando con personas que diferentes o no, qué admirable!!!!, seguro que si no has llegado a límite de tus fuerzas, notas a menudo una gran satisfacción...supongo que en esos momentos todas las "tensiones" que sabes que volverán te merecerán la pena,
un abrazo y buen fin de semana, L.

Ritmo Rancio dijo...

Tienes mucha razón Luis. Los profesionales que trabajamos con personas y sobre todo si estas tienen alterada la capacidad de discernir, tenemos esos "momentos" a los que te has referido. Coincidimos en que una buena "autoterapia", sea escribir, cantar o ambas cosas, nos serenan y ayudan a relativizar...
Un abrazo

PEGASA dijo...

Sabes, Luis me has recordado a Haykus (hombre solo), él también trabaja con enfermos mentales y le pasa lo mismo.
Piensa en la labor tan bonita que realizas, en intentar normalizar lo más posible sus vidas. Y siempre hay días buenos y malos. Ahora ya estás disfrutando de tus vacaciones en la que nos traerás fotos preciosas y relatos de viajes a lugares indescriptibles.
Vamos y ahora una sonrisita y pa' lante como el de Alicante. Un besito.

isobel dijo...

Hola Luis, es increíble como notan cualquier alteración del tipo que sea, mucho antes que los demás, es como si llevasen un barómetro de alta precisión, lo curioso es que ves que luego ese comportamiento se extiende a la sociedad; mas tarde y con otros matices, en cada uno se manifiesta a su manera.
Lo de escribir, soltar a fin de cuentas de la forma que sea -no todas valen, siempre constructivas-, es tan necesario cuando tienes que poner en orden ciertas cosas, sobre todo "nuestras cosas".
Saludos

La Rata Paleolítica dijo...

"dar sentido a la vida que les ha tocado vivir". Siempre lo he considerado un trabajo duro y difícil, que conlleva un gran desgaste físico y sicológico, y que requiere de profesionales con una cabeza muy muy bien amueblada junto con un corazón grande de cabida XXXL.

Gracias, en cualquier caso, por hacerme participe de esos sentimientos.

Descanso merecido.

Jesús.

Jesús.

Rufi García Nadal dijo...

Bueno Luis, enhorabuena por ese recargar de pilas, aunque siempre se ha dicho cuando estamos fuera de nuestro entorno profesional con algo que hacemos o vemos "Es que es deformación profesional" y aunque desconectemos nuestra actividad profesional siempre la llevamos con nosotros.Estoy muy deacuerdo con el comentario de Ritmo Rancio con lo de la autoterapia,ya conoces la mia y si te das cuenta refleja en mi expresividad muchas veces mi trabajo.
Besos

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Hasta de los accesos de furia hay que tener control...es decir, hay quienes lo tienen pero aún en la irracionalidad saben que no pueden ir muy lejos.

Como se vio en un famoso comercial local de hace un par de años, las alteraciones y malas reacciones requieren sólo de un incidente aislado o menor para que se muestren y se vayan expandiendo como dominó.

En lo personal, si bien parezco siempre tenso y en actitud casi defensiva, supe abrir una ventana amplia a la aparente coraza; y aunque esté nervioso, en el fondo trato de mostrar serenidad.

Siempre nos vamos a topar con personas que, a nuestro juicio, carecen del mínimo sentido común (aunque ellas pueden pensar lo mismo de uno); ante eso, se debe de intentar una reacción calma...y si no se puede guardar más, pues manifestar la molestia dentro de los modales adecuados.

¡Y nada que perdonar, hombre! Al contrario, agradecido estoy que hayas mostrado esta faceta llena de sentimiento de tu parte...no es que dudase de que los tuvieras, pero el desahogo nunca está de más. Saludos afectuosos, de corazón.

P.D.: Y eso de que escribir ayuda...bueno, por algo somos Bloggers.