Ir al contenido principal

TELEVISIÓN


Acababa de llegar a Zamora y me encontraba, en buena compañía, tomando un blinis y un vino de Toro, en el Rincón de Meneses de la Plaza Mayor, cuando descubrí sobre el mostrador el diario “La Opinión”. Asiduamente leo el blog de José Ángel Barrueco pero cuando estoy en Zamora me gusta más hacerlo en su columna del periódico.

Al principio me pareció que contenía una errata lo que estaba leyendo, luego pensé que podía ser efecto del vino que estaba bebiendo. No daba crédito. Escribía que “la televisión pasa por uno de sus mejores momentos”.No soy asiduo de ese medio visual, al menos de los canales al uso, tan sólo veo alguno de esos informativos cargados de sucesos y quince minutos de fútbol (que llaman deportes). Desde que el Gobierno del Sr. Ánsar prohibió la emisión de “Caiga quién caiga”, dirigido por el Gran Wyoming, únicamente he visto algún programa de”Camera café”, pero como se repetía tanto dejé de verlo.
Respeto a los que prefieren pasar el rato delante de la tele viendo series interminables que cada vez proliferan más, o esos programas insultantes del, mal llamado, corazón. Hay que respetar el interés general. Pero de ahí a que la televisión pase por sus mejores momentos…

Dejé de ver películas apetecibles debido a las interrupciones que se alargan y alargan para darnos consejos publicitarios. Acababa durmiéndome.
Todo se programa para tener un buen share y derrotar, en esa franja horaria, a sus competidores. Lo demás no importa. Pueden suspender una emisión sin previo aviso, cambiar su horario. No se respeta al espectador. No tienen escrúpulos.
Cada cadena televisiva es libre de emitir lo que le venga en gana, el problema llega cuando esa cadena es pública y la pagamos, por tanto, entre todos. Personalmente me gustaría una televisión más interactiva, que se preocupara más de la cultura y menos de los personajes públicos, que emitiera con regularidad una guía de exposiciones de arte, recorridos por museos, cine sin pausas, programas sobre temas literarios. ¿Es mucho pedir?

A las personas que coinciden con Barrueco les doy, desde aquí, la enhorabuena. Los que no pensamos así -sino todo lo contrario- nos conformaremos con no ver esa (¿apasionante?) televisión que atrofia los sentidos. Es fácil, uno se acostumbra, no queda otro remedio. Si todo va bien ¿para qué cambiar?

Comentarios

Sir John More ha dicho que…
La televisión pasa por sus mejores momentos... y los ciudadanos por los peores. Completamente de acuerdo. Me pregunto dónde andan los estudios de aquel comité de expertos, o las normas de protección de menores frente a la programación salvaje, y tantas otras boberías que siempre acaban inclinándose ante el poder del comercio. A mí esa televisión que pasa por sus mejores momentos me da purititas náuseas...

Abrazos, amigo.
Anónimo ha dicho que…
Televisión... sólo mencionar el palabro se me eriza la piel.

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

Chlöe's Clue - Carmín y Rubor

Tras dos discos a sus espaldas repletos de historias, llantos y celebraciones aderezadas con apasionados ritmos de baile y de belleza, Raquel vuelve con un nuevo trabajo en el que se aprecia un cambio en su libro de estilo que ahora abraza sin corsés y con total admiración la música latina, donde el Tango, la Bossanova o el Bolero, se presentan con una mezcla natural y abrazada sin excesos, con una gran dosis de valentía y respeto, que acompaña y complementa su acuñado sonido. Su firma ya es una de las más personales en el panorama musical de nuestro país, por su originalidad, por la pasión de sus composiciones y por la falta de necesidad de contextualizar su música en ningún estilo que esté marcando tendencia en la música de nuestro entorno más cercano, porque su libertad compositiva y el arte que lleva dentro, no necesita anclajes, solo dosis elevadas de creatividad y de expresión visceral, desde su más pura esencia. Por ello su tercer disco viene con algunos cambios respecto a traba