viernes, 25 de julio de 2008

DIARIO DE UN FIBER (y 2)


FOTO: Luis López.

Disfruto con los norteamericanos The National que presentan su último disco “Boxer”, rock sobrio de un quinteto que ya tiene en la calle cuatro álbumes. Todos los años elijo mi grupo revelación. The Nacional es el de esta edición del FIB.

Hago tiempo en la zona verde de Red Bull aprovechando para descalzarme y mojar mis pies en una especie de estanque. Cerca de las ocho muchos asistentes van abarrotando el Escenario Verde. Actúa Leonard Cohen. La experiencia es un grado así que tranquilamente me dirijo a la zona VIP. Antes de ocupar mi lugar en la primera fila advierto que TVE está haciendo una entrevista a alguien. Les pregunto por mi amiga Marga Gallego que suele encargarse de los temas culturales de la cadena estatal pero me indican que no ha venido a Benicassim.

Leonard Cohen da un concierto excepcional que tengo que abandonar minutos antes de acabar. El horario de actuación es coincidente con el cuarteto de Washington ”Death Cab For Cutie”. Afortunadamente consigo ver sus tres últimos temas. Me quedo con las ganas. Se les ve más compenetrados que nunca presentando su séptimo álbum “Narrow Stairs”. En el Escenario Vodafone finaliza la actuación de Moriarty. Veo sus dos últimas interpretaciones antes de que salga al escenario Micah P. Hinson. Hinson tiene un imponente registro personal. Su actuación me cautiva. Era una de mis bazas y no me decepciona en un desgarrador concierto transformando las tranquilas melodías sureñas de sus discos en un desafío al punk. En el mismo escenario aparece entre aplausos Richard Hawley. A su pregunta ¿alguien de Sheffield por aquí? Treinta o cuarenta manos se distinguen entre los asistentes. El romántico del pop interpreta sus temas más conocidos de sus discos “Coles Corner” y “Lady´s Bridge”. El gran crooner inglés del siglo XXI pronto hechiza al respetable por su talento, calidad y sensibilidad. Su lirismo y su guitarra, así como un gran grupo, marcan una de las mejores actuaciones de la jornada.

En la pista principal ya se encuentran Enrique Morente y Lagartija Nick. Unos “bailaores” y la ronca voz de Morente abren la actuación. Rock encrespado y cante lacerante con la poesía de Lorca y cuatro canciones de Leonard Cohen. Avanzada la actuación aparece Estrella Morente y varias gitanas acompañándola con sus voces. Miro a mi alrededor alucinado. Más del sesenta por ciento de los asistentes son extranjeros. Avanzado el concierto, el más duradero, dos horas y pico, varios guiris abandonan el Escenario Verde. Ciertamente se hace pesadito. No me parece correcto dar más tiempo de actuación a Morente que al resto de participantes. Mucho menos actuar entre Leonard Cohen y Morrissey.

Con veinte minutos de retraso comienza uno de los conciertos más esperados por mí. Hace tres años, Morrissey no apareció por Benicassim. Tres horas antes de su concierto anunciaron que no actuaría. La desilusión fue grande. Es el momento de desquitarme. Steven Patrick Morrissey es un cantante y compositor británico de Davyhulme (cerca de Mánchester). Saltó a la fama en los ochenta como líder de la banda inglesa The Smiths. Es un fanático del cine. Minutos antes de su concierto nos deleitó con varios cortes de películas de cine de los años cuarenta.
Tras los ecos del éxito logrado por Leonard Cohen en el Escenario Verde, Morrissey tenía ante sí el reto de ofrecer un concierto con mayor tirón popular que el de su anterior visita al FIB Heineken, en 2006, algo que consiguió en bastantes momentos de su actuación ante la mayor audiencia que ha congregado un artista en esta edición.


A lo largo de 75 minutos, dieciocho canciones, tres camisas y otras tantas caídas voluntarias para escenificar su particular catarsis artística, Morrissey regaló a un público totalmente entregado algunas de sus piezas más conocidas. De sus temas en solitario sonaron desde 'The last of the international playboys' hasta el más coreado de la noche, 'First of the gang to die', pasando por 'Irish blood, english heart' o 'Why don't you find out for yourself', mientras que The Smiths resucitaron con 'How soon is now', 'Death of a disco dancer', 'What she said', 'Ask' o 'Vicar in a tutu'.

Muy comunicativo y con su habitual sarcasmo, el responsable de algunos de los discos más importantes de la música independiente y uno de los artistas más influyentes de su generación estuvo acompañado por su habitual y efectista banda rockera (todos ellos norteamericanos), que recuperó con toda su potencia los temas de los Smiths que hicieron viajar al FIB hasta los años 80.

Pasada la una abandoné el FIB. Deseaba ver en directo a Siouxsie pero estaba muy cansado. Muchos británicos llevaban el sombrero de moda a lo Pete Doherty. Otros cenaban tranquilamente en las terrazas del pueblo.
Una vez en el coche sintonicé Radio 3 y seguí el concierto de Siouxsie. Llegué a mi casa a las tres menos cuarto. Lo primero que hice fue deshacerme de mi sudada ropa y darme un baño en la piscina. Luego, con una cerveza en la mano contemplé largo rato la luna llena desde la terraza. Tardé en conciliar el sueño me dolía mi rodilla izquierda. Recordé los momentos vividos en Benicassim y estuve haciendo apuestas conmigo mismo para confeccionar el cartel del año que viene. Me dormí con el sonido del mar de fondo.

4 comentarios:

Only dijo...

Una crónica estupenda para los que no somos fibers...
Gracias a ti conocí a R.Hawley,
y de esta crónica sacaré seguro algún otro "joyita" .
Thank you one more time.


Iba a despedirme canturreando, pero cualquiera se atreve..!:)

ANA DE LA ROBLA dijo...

Magnífico diario, pena no haber estado ahí.
Oye, cómo son los de la foto...
Besos.

Luis López-Cortés dijo...

Gracias a ti Only. Besitos.
Ana, la pareja de la foto creo que se confundió de Festival ;-)). Amapolas en la bahía para ti. Qué disfrutes el FIS, ya falta menos.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Al final, nunca me aclaraste si Siouxsie estaba sin The Banshees. He oído cosas de Death Cab for Cutie y no es nada desdeñable; sobre la pregunta de Richard Hawley...ja, en su lugar yo habría hecho lo mismo (de seguro que algún chileno aparece...están en todos lados).

Punto aparte para Morrissey...se dijo hace no mucho que abandonaría los escenarios y que sólo sería un músico de estudio. ¿En qué quedó eso? Talentoso, sin duda...pero me parece medio divo.

Saludos afectuosos, de corazón.