lunes, 28 de julio de 2008

Sencillamente: gracias

Estoy sencillamente emocionado y con la lágrima a "puntito de caramelo". No creo que merezca los halagos de mi querido amigo Marino Baler pero, ¡qué coño!, se agradecen y mucho. Simplemente gracias.

"Existen sitios en la red por los que se suele pasar sin el menor interés. Son lugares que una vez han satisfecho nuestra curiosidad no los volvemos a visitar o lo hacemos muy de tarde en tarde. Existen otros que por un motivo u otro nos van enganchando y llegan a convertirse en una necesidad, si no diaria, si muy habitual.

Hoy hablaré sobre un sitio en particular que pertenece al segundo grupo. Lo descubrí, por casualidad, después de una pequeña visita a Soria hace pocos meses. Buscaba información sobre un músico callejero y no solamente quedó colmada mi búsqueda, sino que se transformó en un magnifico lugar por el que merece la pena encender el ordenador, al llegar a casa, y disfrutar de su contenido.

Estoy hablando de un blog. Un blog que lleva por nombre "Escritos en la cresta de una ola", su autor es Luis López-Cortés. Creo que es sumamente complicado transmitir sensaciones, vivencias y anécdotas sin extenderse demasiado ni dar detalles precisos para ponernos en situación. Pues bien, Luis, lo consigue en su particular cuaderno de bitácora. Es capaz de transmitir con pocas palabras, sencillos escritos y un gran lenguaje todo lo que anteriormente cito siendo imposible no verlo, no vivirlo como si estuviésemos allí.

Quizás esto que escribo no sea suficiente para transmitir el magnífico lugar del que estoy hablando y tampoco quiero extenderme para no parecer zalamero (aunque no tenga ninguna necesidad), por ello recomendaría a todo aquel que tenga un instante que visite esa página y que la disfrute de la misma forma con que yo lo hago. Pero no sin antes advertir que es posible que caigáis bajo el maravilloso hechizo de tan excelente blog.

Gracias, Luis, por los buenos momentos que me haces pasar.
"

11 comentarios:

Marino Baler dijo...

Vaya, ahora el que se siente ruborizado soy yo. La ciudad de Soria es lo que tiene; el Románico, sus gentes, Antonio Machado y los escritos en la cresta de una ola, la última muesca que añado a mi fascinación por tan excelente lugar.

Saludos.

Mari Carmen dijo...

En mi casa tenemos una bandera de la República: preciosa :)

Estoy a puntito de irme de vacaciones (aunque en los blogs ya hace unas semanas que lo estoy) así que te deseo un feliz agosto. Disfruta de estos días :)

Un abrazo,

Luis López-Cortés dijo...

Otra vez gracias, Marino. Lo celebraremos cuando vengas.

Mari Carmen, el hermano de mi abuela era anarquista. La bandera es en agradecimiento a Marino, un gran repúblicano, me consta.
Felices vacaciones.

ANA DE LA ROBLA dijo...

Enhorabuena por el merecido elogio. Besos.

Luis López-Cortés dijo...

Gracias cielo. Tú si que eres elogiable. Besos.

Anónimo dijo...

Acrata

Only dijo...

Sabes aquello de "El amor es como la tos, que no puede ocultarse..." ?

Bueno, pues a tí te pasa lo mismo, que no puedes ocultarte, y te suceden estas cosas. Disfrútalo, te lo mereces.


Yo sin embargo te tengo manía...tampoco puedo ocultarme. :))

Luis López-Cortés dijo...

gracias Only

Hache dijo...

En mis paseos por los blogs he tenido la suerte de encontrarme con pequeñas "joyas" que hacen que merezca la pena volver, hacerse un hueco y decidir quedarse a observar ... porque lo que te vas a encontrar merece la pena.

Es un bonito gesto que te hayan dedicado esas palabras y que ahora tú las agradezcas.

Y es un precioso gesto (eso ya es la leche) ser republicano en cuerpo y mente ...

Pues arriba la República. Y arriba los blogs que merecen la pena.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Suscribo las palabras de Marino Baler...ahora, estimado Luis, has de entender cómo es que me siento con los homenajes que me has hecho.

Como me pasa con quienes visito de modo frecuente en la Blogósfera, el enganchar con los escritos es el paso clave para seguir pasando por ese lugar; y eso, lo has sabido hacer con creces.

Saludos afectuosos, de corazón.

Melpómene dijo...

Estupenda crítica de tu blog