Ir al contenido principal

NO SON RUIDOS, SON SONIDOS.


Forges

Días pasados, el diario El País publicaba una viñeta de Forges. Me hizo mucha gracia. Recogía, ciertamente, la realidad de nuestro país en verano (incluso, diría más, en cualquier época del año, si no fuera por la ventana abierta). Una pareja estaba acostada en la cama intentando dormir. Debido al calor veraniego la ventana de la habitación estaba abierta. Por la ventana, se introducían notas musicales (muy grandes) mientras el marido, con ojos "vidriosos", preguntaba a su mujer ¿bailas?

España es el país más ruidoso del mundo después de Japón, siendo Madrid, una de las capitales más ruidosas en todo el mundo, según indican estudios realizados por la Organización Mundial de la Salud.

Hasta nueve millones de ciudadanos españoles están expuestos a niveles de ruido que superan el límite de tolerancia establecido por la OMS en 65 decibelios. Esto significa que 3 de cada cuatro ciudadanos sufren niveles de ruido excesivos. En Europa, el 20% de la población (80 millones) está expuesto también a niveles de ruido inaceptables. Y en el mundo, 130 millones de personas están expuestas a niveles de ruido que superan los 65 dB, y otros 300 millones residen en zonas de incomodidad acústica (55-65 dB), según un estudio citado por la revista Ciudadano.

La excesiva contaminación acústica es producida por diferentes fuentes de ruido, entre ellas, el 80% proviene de los vehículos de motor, el 10% de las industrias y el resto de ferrocarriles, bares locales públicos y talleres. Las consecuencias de la exposición a ruidos son claras, además de aumentar la incidencia de la pérdida de audición, produce también otros trastornos tanto físicos como psicológicos que afectan a la calidad de vida de las personas.

Las legislaciones europeas han establecido en 65 decibelios el límite aceptable de ruido que una persona puede tolerar diariamente. Mientras que niveles entre los 70-125 dB pueden llegar a producir dolor, llegando a ser insoportable cuando se alcanzan los 140 decibelios. Mientras que el canto de un pájaro no supera los 10 decibelios, el claxon de un automóvil puede llegar a los 90, las discotecas y las motos sin silenciador pueden alcanzar los 110 y 115 decibelios respectivamente.

Personalmente, he tenido algún problema con vecinos molestos e, incluso, he tenido que recurrir a acciones legales. Estoy concienciado, por tanto, con todo lo relativo al ruido. Cuando voy al extranjero me da envidia el nivel de conciencia social existente. Todo es cuestión de educación y de aplicar leyes que lleven a cabo favorecer el desarrollo de las personas, evitando actos perjudiciales en lo referente al descanso.

Hoy mismo, he visto en la tele una noticia relacionada con el ruido. Una vecina de Almoradí (Alicante) denunció la campana del reloj de la Plaza de Constitución para que se cumpliera la normativa de contaminación acústica. Exigió al Consistorio que redujera el sonido del reloj en las horas en punto, cuartos y medias a menos de 45 decibelios durante la noche. El equipo de gobierno intentó bajar el volumen de la campana que se instaló en la Plaza en 1885, aunque no se ha podido disminuir el nivel más de 70 decibelios debido a que el instrumento es muy antiguo.

La campana del reloj de la Plaza de la Constitución en Almoradí se apagará por las noches después de más de 120 años de toques ininterrumpidos.
El concejal almoradidense explicó que «para nosotros no es un ruido, es un sonido que es patrimonio del municipio, pero en este caso debemos cumplir la normativa». Así las cosas desde las diez de la noche hasta las ocho de la mañana el campanario permanecerá insonoro salvo «para las campanadas de fin de año, que es una tradición que no podemos olvidar». «Hay personas que viven más cerca de la campana y no les molesta, porque vivir en el centro tiene estos inconvenientes», concluyó.

Comentarios

Only ha dicho que…
Me troncho con la viñeta...es genial...:)))

Pero tengo clara una cosa: yo le pondría a ese concejal tan lúcido una
campana parecida en su casa, o simplemente una grabación, para tiempo indeterminado...
Luis Lópec ha dicho que…
Cierto, es genial. Saludos, Only.
Anónimo ha dicho que…
Creca de la oficina a la que llego en las mañanas estaba la esquina más ruidosa de la ciudad; pero, en un efecto positivo de las modificaciones al transporte público, los nuevos buses han contribuído a bajar los decibeles.

Lo que me llama la atención es el enfoque que se da a esta situación a veces; municipios que se preocupan de pasar multas a vecinos que hacen una reunión con música en vez de fiscalizar que los vehículos que entren al país cumplan ciertas normas de emisión de ruidos.

Lo sucedido en Almoradi me recuerda la polémica que se armó acá cuando quisieron suprimir el cañonazo del mediodía desde el Cerro Santa Lucía, merced a reclamos de algunos vecinos; se hizo por un tiempo...pero después volvió la cordura.

Además, si la campana lleva más de 120 años sonando, ¿no es un dato que debiese de saber la vecina en cuestión antes de mudarse allí? Saludos afectuosos, de corazón.

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

Chlöe's Clue - Carmín y Rubor

Tras dos discos a sus espaldas repletos de historias, llantos y celebraciones aderezadas con apasionados ritmos de baile y de belleza, Raquel vuelve con un nuevo trabajo en el que se aprecia un cambio en su libro de estilo que ahora abraza sin corsés y con total admiración la música latina, donde el Tango, la Bossanova o el Bolero, se presentan con una mezcla natural y abrazada sin excesos, con una gran dosis de valentía y respeto, que acompaña y complementa su acuñado sonido. Su firma ya es una de las más personales en el panorama musical de nuestro país, por su originalidad, por la pasión de sus composiciones y por la falta de necesidad de contextualizar su música en ningún estilo que esté marcando tendencia en la música de nuestro entorno más cercano, porque su libertad compositiva y el arte que lleva dentro, no necesita anclajes, solo dosis elevadas de creatividad y de expresión visceral, desde su más pura esencia. Por ello su tercer disco viene con algunos cambios respecto a traba