Ir al contenido principal

UN DÍA CUALQUIERA DE VERANO


Paseo por los lugares habituales de Zamora. A medida que el día va avanzando, el calor se hace más patente. En las “Tres Cruces”, me encuentro, al sol, con una profesora de matemáticas de un Instituto de Santander. Ella es de Zamora pero lleva muchos años en mi tierra. Nos saludamos, besándonos, y tras el contacto le digo: ¡qué caliente estás¡ (sólo a mí se me ocurre decir algo así). Pero, quiero pensar que en matemáticas dos y dos son cuatro, y los grados de una persona se pueden medir fácilmente. Así que ella ni se inmuta con la preguntita capciosa (que no lo es) y me responde que viene de la piscina y acaba de aparcar su coche bajo el sol. Lleva un moreno del norte. Muy distinto, por tanto, a mi bronceado levantino. Me habla del tiempo en Santander, que no coincide mucho con lo que ha ido trasladándome mi familia en conversaciones telefónicas de días pasados. Pero, cuando se habla con alguien del norte es muy subjetivo todo lo relativo al tiempo. Aquí, en Castilla, sin embargo, todos solemos estar de acuerdo. Si hace calor, hace calor para todos y si hace frío, también estaremos todos de acuerdo. En este momento, por ejemplo, el termómetro marca treinta y seis grados. Con seguridad, si pregunto a cualquier persona, estará de acuerdo en qué hace calor. En Santander, no. Todos estarán de acuerdo en qué el día está nublado; o hace sol; o llueve. Aunque, en el tema de la temperatura nadie estará de acuerdo. Dieciocho grados. No hace frío, puedes ir a pegarte un “cole” a la playa. O, hace para ponerte una chaquetuca. Nunca hay acuerdo.

Me dirijo a la “Vinacoteca”. Dentro hace una temperatura ideal. Por recomendación de la camarera tomo un “Flor de Saúco “. Se trata de un vino de Toro espumoso. La novedad estriba en que se trata de un crianza tinto. Está divino (hay que tomarlo muy frío). A mi regreso a Soria he de parar en la bodega para hacerme con una caja. Me parece delicioso para el verano. Todo un descubrimiento. Comentaba a la camarera que ya había tomado un espumoso tinto. Se trataba de un vino portugués que no me había gustado. Ella me dijo que, probablemente, la diferencia estaba en la calidad del vino. El de Toro es un crianza de mucha calidad.

Después de comer me he echado la siesta. Algo que sólo ocurre en verano, en días de vacaciones. Con el calor es lo único que apetece a esa hora. Luego he leído algún capitulo del último libro de Agustín Fernández Mallo, “Nocilla Experience”. Se trata de un caleidoscopio ficcional, donde cabe todo menos el sopor, incluso las enseñanzas de un código samurái, sin olvidar las andanzas de un elenco de protagonistas con rarezas de primera magnitud que no son más que la expresión de su radical soledad. Toda una experiencia literaria.

Ya con menos calor me dirijo al Casino, situado en la céntrica calle Santa Clara. Una vez allí,
me dispongo a realizar una cata de un vino de Toro que está adquiriendo gran notoriedad. Se llama Valbusenda. Hablaré sobre ello en mi próxima entrada.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Uf, cuánta indefinición "meteorológica " la de los cantabrucos.. :))

Alguna ventaja tiene vivir en Navarra..ves tú?

Y el vinuco nuevo, qué tal?
Calentuco?

:))

besucos, anda :)
Only ha dicho que…
Si quieres no publiques el anterior, :)

sí, sí, casi mejor que no


o sí ?

ay, estoy indefinida :)


No publiques esto, por fa, es que se me están ocurriendo mil tonterías, una detrás de otra
Anónimo ha dicho que…
y seguir paso a paso, en paz y viviendo todo
Marino Baler ha dicho que…
"¡Qué caliente estás¡" jeje, esa es una de esas frases que te salen sin pensar pero una vez dichas piensas, tierra trágame, y a tu interlocutor con ojos como platos... a mí me ha pasado.

Saludos.
Rufi García Nadal ha dicho que…
Bueno Luis al final me habeis enganchado y me he hecho blogesera, por fa, visita mi blog.
Besitos
Anónimo ha dicho que…
O sea...entiendo que no lo quisiste decir con esa intención, pero más de alguien lo hubiese entendido con cierto contenido erótico, jajaja.

Saludos afectuosos, de corazón.

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

Chlöe's Clue - Carmín y Rubor

Tras dos discos a sus espaldas repletos de historias, llantos y celebraciones aderezadas con apasionados ritmos de baile y de belleza, Raquel vuelve con un nuevo trabajo en el que se aprecia un cambio en su libro de estilo que ahora abraza sin corsés y con total admiración la música latina, donde el Tango, la Bossanova o el Bolero, se presentan con una mezcla natural y abrazada sin excesos, con una gran dosis de valentía y respeto, que acompaña y complementa su acuñado sonido. Su firma ya es una de las más personales en el panorama musical de nuestro país, por su originalidad, por la pasión de sus composiciones y por la falta de necesidad de contextualizar su música en ningún estilo que esté marcando tendencia en la música de nuestro entorno más cercano, porque su libertad compositiva y el arte que lleva dentro, no necesita anclajes, solo dosis elevadas de creatividad y de expresión visceral, desde su más pura esencia. Por ello su tercer disco viene con algunos cambios respecto a traba