Ir al contenido principal

DE DUERO Y ORO (Exposición de José María Herrero Gómez)


Conozco a José María Herrero Gómez desde que llegué a Soria, hace ya treinta años. Su pintura me cautivó desde el primer momento que la vi. Fue todo un descubrimiento. Entonces eran obras cimentadas en símbolos de la civilización celtibérica soriana, en tonalidades ocres, tostadas, pardas, tierra. Luego, animales (toros, ranas, peces…) imbuidos, empapados, de colores vivos, chillones, fogosos. Más tarde, paisajes cotidianos (para él) del océano, playas, desiertos de arena y mar. .. basados en la isla donde vive desde hace algunos años. Pero sobre todo, en su obra, siempre hay agua. Asombrosos reflejos, vegetación muerta resurgida en el río, ramas oscuras con luces del atardecer. Aplastante realidad de su perseverancia artística. (“En el agua, la muerte es vencida”, escribe el crítico Enrique Andrés Ruiz en el catálogo de su nueva exposición Soriana. “En el agua, en el reflejo del agua, la realidad ha sido depurada y limada de aristas que hieren, que muerden, que matan. Las cosas reflejadas en el agua, acogidas al dulce, materno seno del agua, ahí en su lisa superficie del espejo, ya no tienen bulto ni materia ni carne en las que el olvido, la fugacidad o la muerte puedan morder o el tiempo, en fin, dejar marcadas sus cicatrices”).

Y, es que, Herrero, vive para su pintura. Constantemente está creando, aunque no tenga los pinceles cerca. Cuando visito su desván –menos de lo me gustaría-, siempre me sorprendo con sus nuevas creaciones. Producciones de su mente lúcida y abierta. Plasma siempre lo que ha visto, lo que siempre queda en su retina infatigable. Orhan Pamuk, premio Nobel de literatura, dice que "una exposición no debe ser algo que se abra sólo a nuestras sensaciones visuales, sino a todo nuestros centros de recepción". En la visita a la exposición de Herrero Gómez debemos ir con todos los sentidos activados.
La exposición, compuesta por dieciocho obras de gran formato, se inauguró el pasado viernes, día siete, y se clausurará el cuatro de septiembre. Conocía la mayoría de las pinturas expuestas pero, con los focos de la sala, el color adquiere matices que antes no había experimentado. Desde mi humilde punto de vista, está muy bien montada (aunque no me gusta mucho la altura elegida, quedan un poco bajas las obras). En la inauguración, tuve el placer de hablar con Enrique, crítico de ABC cultural y, como dije antes, autor de la introducción del catálogo, titulada “La espiral infinita”. Bello texto.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Cietto es que la pintura está pensada para recrear el sentido de la vista y, desde ahí, causar sensaciones...pero si nos disponemos, podemos sorprendernos con la serie de implicancias sensoriales que pudiera tener.

Que le vaya muy bien a José María en esta exposición. Saludos afectuosos, de corazón.
Mariluz Arregui ha dicho que…
Gracias por avisar..seguro que es interesante.

y qué coincidencia, el tema del agua..no?

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

Chlöe's Clue - Carmín y Rubor

Tras dos discos a sus espaldas repletos de historias, llantos y celebraciones aderezadas con apasionados ritmos de baile y de belleza, Raquel vuelve con un nuevo trabajo en el que se aprecia un cambio en su libro de estilo que ahora abraza sin corsés y con total admiración la música latina, donde el Tango, la Bossanova o el Bolero, se presentan con una mezcla natural y abrazada sin excesos, con una gran dosis de valentía y respeto, que acompaña y complementa su acuñado sonido. Su firma ya es una de las más personales en el panorama musical de nuestro país, por su originalidad, por la pasión de sus composiciones y por la falta de necesidad de contextualizar su música en ningún estilo que esté marcando tendencia en la música de nuestro entorno más cercano, porque su libertad compositiva y el arte que lleva dentro, no necesita anclajes, solo dosis elevadas de creatividad y de expresión visceral, desde su más pura esencia. Por ello su tercer disco viene con algunos cambios respecto a traba