lunes, 31 de agosto de 2009

LIVING IS OUR DREAM


La esencia de la vida suele resumirse en pocas palabras. Algunos epitafios así lo indican y, casi siempre, definen o tratan de definir, escrupulosamente, la realidad vital en un sentido metafórico de lo que ya no es. Lo que ya no está existe y, por ese motivo, sigue vivo. Alegorías del existir. La vida y la muerte.

Estoy, en este momento, disfrutando de un instante terrenal, tangible y concreto; alejado de sensaciones poco vitales. Contemplo el mar, sensación irrenunciable de tranquilidad, desde unos cristales recién maquillados para una ocasión tan placentera y, además, por arte de magia, ha descendido, desde el oscuro decorado que marca el cielo, una estrella fugaz. Ha sido ocasional, certera, impredecible y ha logrado poseerme de esa sustancia irreverente que produce un encantamiento espiritual. Han sido décimas de segundo y su halo misterioso ha conseguido emocionarme. Cuando esto sucede, hay que pedir un deseo. No lo he pensado mucho (no se debe, perdería eficacia). Así que, me ha venido a la cabeza la frase que contenía la bandeja en la que servía café en mi terraza (la misma en la que me encuentro ahora), y que me ha acompañado durante todo mi tiempo en Peñíscola pero, debido a su intensa actividad, se descompuso sin poder remediarlo. Decía así: “Living is our dream”. Precisamente, esa es mi petición a la estrella efímera: el sueño de vivir.

Porque para mí, el simple hecho, tantas veces irrelevante, de despertar, con el estricto pretexto de vivir, se asemeja, desde la cotidianidad respetuosa que ello supone, a la felicidad. Contemplar, desde que abro los ojos, la sensación de libertad que produce la compañía del mar, es el objetivo particular de una experiencia incuestionable. Una estrella fugaz, el sonido del mar, disfrutar en buena compañía de la sencillez de poder- y saber- vivir, es mi deseo. Deseo de felicidad, de buenos recuerdos, de poder añorar, en un futuro inmediato - y, ojalá lejano-, instantes que perdurarán en el recuerdo. El recuerdo de la existencia, de lo que pasó y no volverá. Epitafio, con seguridad, de haber perdido momentos placenteros e irrefutables. Momentos de paz y amor bajo unas estrellas que nunca volverán a ser las mismas, ya que el tiempo se niega a volver. Antes ya lo hizo mi bandeja favorita. Pero, al igual que la vida misma, ha sido repuesta por otra mucho más bonita, aunque, sin el contenido de una frase que nunca pasará a mejor vida.

8 comentarios:

Only dijo...

Felicidades por este magnífico escrito, y que se cumpla tu deseo.

Saludos

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

La Vida es Sueño...lo dijeron hace unos cuantos siglos atrás, ¿no?

Veo que te topaste con una estrella fugaz...aunque las peticiones de deseos a ese destello de luz o las que se hacen cuando se cumplen años muchas veces no se realizan, no perdemos la fe y seguimos intentándolo. Eso es vivir.

Tomamos a veces tan a la ligera el hecho de despertar un día más...a veces hasta con el tedio de tener que cumplir con nuestras obligaciones. Pero, aunque en mi caso no tengo fe religiosa, como Violeta Parra doy gracias a la vida que me ha dado tanto.

Saludos afectuosos, de corazón.

Raquel dijo...

Me parece maravillosa esta entrada.

Hipatia dijo...

Oléééé!!!!
Pero qué bonito!!!
Te dejo otra estrella fugaz y me llevo un montoón de buen rollo.
¡Gracias!
Un beso desde la Enter.

Jeanette dijo...

hola, me ha gustado mucho tu blog, es muy ameno y me he hecho seguidora. yo estoy empezando, mira mi blog y hazte seguidora.
graciasss
jeanette

http://viajesyleyendas-j.blogspot.com/

La Rata Paleolítica dijo...

He disfrutado leyéndolo. Mucho. Muy Bonito.
Disfruta siempre hoy.
Saludos.

myself dijo...

Una entrada preciosa Luis, peo lo mejor la foto.
Besos.

PEGASA dijo...

Yo estoy segura que se te va a cumpir ese deseo tuyo.

Sabes que lo vas ha conseguir, porque tienes todo lo que hace falta, persitencia, audacía, pericia y sobre todo, TALENTOOOOOO!!!.
Un beso
Si me vieras yo con la cámara del móvil intentando copiaros a mi querida Mª Luz y a ti. Que va, nada, que no hay manera. Lo mío es hacer ganchillo, jajaja, viste, seguro que a eso no me ganas jajaja.
Un beso