Ir al contenido principal

CONRAD Y EL MAR.


Tras unos días junto al mar paso otros tantos tierra adentro. Circunstancia transitoria, debido a que, pasado mañana, regreso, tras unos meses sin hacerlo, a mi tierra: Santander.
Mientras, echo en falta las salidas en el catamarán de mi amigo Pep y la vista del mar, pero combato su ausencia leyendo. Se trata del libro “Entre la tierra y el mar” del polaco Joseph Conrad, admirado por Henry James y André Gide. Es una “novela con novelas” en un ambiente situado en mares extremos, con su carga de emoción, sugestión, exotismo y, sobre todo, personajes memorables. Trata de historias ocurridas en la costa de Borneo y una experiencia personal del autor durante un viaje que hizo a isla Mauricio en 1888. Historias de amor referentes a su vida de marinero, antes de convertirse en escritor. De esta manera, escuchando de fondo la programación de Radio Clásica de RNE, trato de paliar, momentáneamente, mi alejamiento del mar, de ese espacio vacío en mi interior que ninguna otra entidad puede ocupar.

Me ha resultado curioso leer en la página anterior al prólogo de la novela, lo siguiente: LA FOTOCOPIA MATA AL LIBRO. Nunca lo había visto antes. Tal vez no me haya dado cuenta. Lo cierto es que me ha hecho gracia. Personalmente, soy de los que opina que no es la fotocopia la que realmente mata a los libros, sino su precio. Pero ya he hablado anteriormente, en este mismo lugar, de lo que pienso del precio que tiene la cultura en un país gobernado por ¿socialistas? En una sociedad que progresa al tiempo de los avances tecnológicos pienso que el libro siempre permanecerá. Lo único que puede hacerlo desaparecer -que no creo-, no es la fotocopia (lleva demasiado tiempo entre nosotros y todo sigue, más o menos, igual) sino el e-book (libros electrónicos) Considero que los derechos sobre la propiedad intelectual de los autores tiene que estar salvaguardada, pero también creo que la cultura no ha de ser privilegio único de las clases sociales más pudientes. Se debe llegar a una solución lógica y sensata, pero cómo siempre están los políticos por el medio, esa solución, con total seguridad, se hará esperar. Hay demasiados intereses creados difíciles de desacoplar.

Me van a perdonar pero he de seguir con la lectura. Tal vez, cuando lean este texto, esté contemplando el arisco Cantábrico y mi libro, ahora tan interesante, haya entrado en un receso obligado

Comentarios

Mariluz Arregui ha dicho que…
Esta entrada hace honor una vez más al título de tu blog. Felicidades.
Luis Lópec ha dicho que…
Recién tostadito, Only. Muchas gracias por tu perseverancia. Comeré, en nuestra tierruca, una nécora (con huevas) a tu salud. :))
Sir John More ha dicho que…
Miro al ebook como si fuese el demonio, pero reconozco que la edad me ha puesto un poco al lado de los conservadores, aunque en este caso sea por la conservación de algo tan grande como un libro. No creo ni que la fotocopia ni el ebook se carguen al libro; creo que la política educativa (de socialistas y conservadores, que en estos menesteres piensan, con ligeras diferencias, más o menos lo mismo) sí podría cargarse al libro. Aunque, ¿qué hacer? Eso de mirar al mar y leer a Conrad no es mala cosa, y si se expande el ejemplo, pues...

Un abrazo envidioso.
Luis Lópec ha dicho que…
Yo tampcoo lo creo, Sir John. Gracias por su comentario.
La Rata Paleolítica ha dicho que…
No creo que nada de ésto llegue a acabar con el libro, la verdad. O puede que me esté quedando anticuado, quizás.
Bien por las tecnologias y las nuevas formas de destribución, pero sigo disfrutanto de leer un libro, pasar sus páginas, olerlo, y ver su lomo en la estantería.

Y disfruto mucho de Conrad; cuantas veces ha sido dueño de mi imaginación...

Jesús.
Marino Baler ha dicho que…
Estoy contigo, nada como el libro de papel para leer. Soy incapaz de estar horas y horas en la pantalla del ordenador. En alguna ocasión he imprimido algún libro para leerlo.

Un saludo.
Anónimo ha dicho que…
Voy a centrarme en la segunda parte de tu escrito...porque acá en Chile se está en pleno debate legislativo acerca de una nueva ley de Propiedad Intelectual que reemplace a la actual y que, entre otras cosas, sanciona fotocopiar libros (aunque es un hecho que muchos lo hacen por el precio prohibitivo de los mismos).

Si alguien quiere compartir sanamente y con el afán de extender la cultura, no debieran de ponérsele cortapisas; distinto es el caso de quienes buscan lucrar para sí vendiendo productos pirateados.

Saludos afectuosos, de corazón.
Anónimo ha dicho que…
Un dato adicional: no hay nada mejor que encontrar la primera edición de algo y poder sentirla más allá de la vista...es una sensación que ni el más avanzado de los e-Books te da.

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

Chlöe's Clue - Carmín y Rubor

Tras dos discos a sus espaldas repletos de historias, llantos y celebraciones aderezadas con apasionados ritmos de baile y de belleza, Raquel vuelve con un nuevo trabajo en el que se aprecia un cambio en su libro de estilo que ahora abraza sin corsés y con total admiración la música latina, donde el Tango, la Bossanova o el Bolero, se presentan con una mezcla natural y abrazada sin excesos, con una gran dosis de valentía y respeto, que acompaña y complementa su acuñado sonido. Su firma ya es una de las más personales en el panorama musical de nuestro país, por su originalidad, por la pasión de sus composiciones y por la falta de necesidad de contextualizar su música en ningún estilo que esté marcando tendencia en la música de nuestro entorno más cercano, porque su libertad compositiva y el arte que lleva dentro, no necesita anclajes, solo dosis elevadas de creatividad y de expresión visceral, desde su más pura esencia. Por ello su tercer disco viene con algunos cambios respecto a traba