viernes, 28 de agosto de 2009

REDES SOCIALES


Las redes sociales en Internet se han consolidado como una gran fuente de intercambio e información. Sin embargo, no acabo de pillar el punto a tan interesante herramienta. Tengo abierto perfil en Facebook pero prácticamente no lo utilizo. Contiene un chat para comunicarte con los contactos y, además, en todo momento sabes quien está conectado.
Pues bien, hace un par de días acababa de llegar de viaje y en mi ordenador de sobremesa abrí Facebook para comprobar los nuevos contenidos personalizados. Llevaba unos minutos leyendo actividades y comentarios cuando alguien me saludó. Me sonaba por la foto. Era una chica (no recuerdo su nombre) y, educadamente, le contesté con un encantado. Ciertamente, como la mayoría de mis “amigos”, no sé de donde había salido. Suelen ser personas que solicitan tu aceptación y si tienen relación con alguno de tus conocidos los confirmas como amigos. Le pregunté de dónde era y me dijo que de Madrid. Yo soy de Santander, respondí. No conozco Santander, me dijo. Pues tienes que conocerlo, es una ciudad muy bella. No importa, conozco ciudades muy bonitas, respondió. Ya, pero Santander y Cantabria, no es que lo diga yo, tienen un encanto especial. Al no interesarle el tema me preguntó si era periodista. Le dije que no. ¿Por qué lo preguntas? He leído algunos artículos en tu blog. Ah, pero todo el mundo tiene un blog ahora. Es que a mi no me gusta hacer lo que hace todo el mundo, me dijo. Entonces ¿qué haces conectada a Internet, algo que hace todo el mundo? Eres muy inseguro, ¿verdad? Hasta ahora nadie me había dicho eso, aunque todos somos algo inseguros dependiendo del instante que vivamos. Estás a la defensiva, ¿porqué?, respondí. Además eres muy aburrido, manifestó. Tampoco nadie me ha dicho antes que soy aburrido, me considero todo lo contrario, puedo hablar de cualquier tema, le dije. Mira, voy a borrarte de mi lista, respondió. Tranquila, chica, creo que tienes un mal día, no pasa nada. Fue lo último que pude escribir, ya me había borrado de sus contactos. En ese momento pensé repasar todos los míos, no quería someterme en un futuro a aburridas e inseguras conversaciones, pero estaba demasiado cansado del viaje.

Ayer me ocurrió otra anécdota. Recibí un correo electrónico de una Universidad de Buenos Aires. Contenía información sobre el curso en el que supuestamente estaba matriculado y, además, la nota final que había logrado, un cinco. Se trataba de un curso para actores y actrices, una asignatura sobre “Interpretación”. Estoy seguro que si estudiara Interpretación sería algo vocacional y, con seguridad, lo daría todo. Un cinco, por tanto, se me antojaba escaso. Estuve a punto de escribir a la profesora diciéndole que esa nota me parecía muy poca cosa y que me gustaría ver el examen. No estaba de acuerdo. Sin embargo le contesté con un sencillo: Creo que se ha equivocado de correo, no estoy matriculado en su Universidad. Revise la dirección. Saludos.
Esta mañana, a primera hora, tenía otro correo de la profesora argentina. “Le pido disculpas. Me dieron esa dirección de correo equivocada”.

5 comentarios:

sallopilig ref dijo...

Una característica más de las redes que viven en la nube, en internet. Bueno es: un escaso espejo es de nuestra sociedad y el "aire" de cada uno de nosotros, pero, como tú bien habrás experimentado, espontáneo y oportuno. No agradan algunas de las caras de nuestra sociedad.

Tu forma de contarlo, muestra de nuevo quien eres: una persona que "toca tierra".

Asterix decía: "están locos estos romanos".

Saludísimos, Luis

farregui dijo...

Nada, Luis, eso es un catarrillo mental, de los que pueden durar veinte años. No pasa nada.

La vida en la ciudad asfixia la glía de las neuronas.

Pero, tú, como siempre, con tacto y pisando tierra.

Saludísimos.

Luigi De Angelis S. dijo...

Hola,

¿Cómo estás?

Lo de las redes sociales es un tema interesante.

Yo no lo domino pero todos mis amigos tienen su perfil en el facebook y me animan a crearme uno, una vez lo hice pero realmente la herramienta no me pareció ideal para mis necesidades, tampoco me llama la atención la idea de tener un millar de "amigos" y leer mensajes como "estoy aburrido", "tengo que trabajar" o cosas así... o sea, respeto a quien desee expresarse en esos términos pero a mí, personalmente, no me parece lo mejor, me parece mas bien aburrido.

La conversación que tuviste con esa chica de Madrid fue, sin duda, desafortunada, realmente no comprendo su reacción, no sé, a lo mejor ella esperaba algo diferente (es solo mi opinión).

Esto de conocer personas mediante redes sociales u otra herramienta que ofrezca el Internet es complicado pero, en mi opinión, es muy bueno... por ejemplo, leyendo blogs puedo acercarme a lugares y personas que en mi vida cotidiana no conozco y posiblemente no conoceré y, en general, hasta ahora las personas con las que he hablado no me han parecido aburridas.

Ah, por cierto, según mis amigos tienes que acostumbrarte al facebook, dicen que toma algo de tiempo al principio pero que luego ofrece muchas posibilidades, la verdad es que yo cancelé mi cuenta allí pero a lo mejor a ti te termina resultando más útil, no sé, quizás es cuestión de que explores un poco más la herramienta.

Saludos,
Luigi.

La Rata Paleolítica dijo...

ja, jaaaaaa.Me he reído leyendo las dos experiencias.

Vamos, que te sicoanalizaron en treinta segundos. Y sólo en ese tiempo, y escondido tras la longitud del cable, la distancia, parapetada tras la pantalla, te califica sin mas de poco divertido y no me acuerdo cual era la otra tontería.

Cosas de la red, supongo, y de aprovecharse de las circunstancias dichas arriba en las que a menudo se desarrolla la comunicación a través de ella. Lo que por otro lado, pienso, sí que puede revelar una gran inseguridad en sí mismo.

Y me deja una sensación agradable el educado, claro y escueto, segundo mensaje.

En el fondo hablamos de respeto, consideración por los demás, quizás hasta cobardía.

Miedo me da (ajaaaaaa, inseguro que soy.....).

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Una de las cosas que más ha potenciado a Facebook es que se pueden crear Grupos sobre casi cualquier cosa...sin ir más lejos, yo estoy en un grupo denominado Partido de la Revolución Bielsista que, medio en broma y a modo de homenaje, pide que el "Míster" de la Selección Chilena, Marcelo Bielsa, sea Presidente de la República.

En esas instancias se da que agregas amigos...varios aceptan y aceptan porque priorizan la cantidad sobre la calidad; pero cuando pasa el tiempo y ves que no hay contacto ni vínculo alguno, hay que cortar el cordón.

Lo que es yo, hace un tiempo bajé mis contactos de 260 a 180...y en un par de meses más tengo pensada una nueva limpieza; que estén los que tienen que estar.

Y sobre los correos equivocados...claro, a veces puede ser un error, pero en otras trae consigo el engaño intencionado para hacer caer al destinatario. Ojo. Saludos afectuosos, de corazón.